MÍNIMA DESACELERACIÓN ECONÓMICA Y EXPECTACIÓN FRENTE A LA TRAGEDIA DEL SEISMO

Tras el seísmo de septiembre en México, tanto en la capital como en los estados más afectados, Puebla y Morelos, se produjo una reducción del 50% en las reservas de los hoteles, según informó la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles. Pasadas estas semanas  el presidente Enrique Peña Nieto, aseguró en la inauguración del XVII Congreso Internacional de Turismo, que los estados afectados han recuperado su capacidad para continuar recibiendo a todos los turistas que quieran acercarse a estos destinos.

En el informe de Tendencias de Mexico publicado recientemente por Cesla, se recoge que las reformas emprendidas con anterioridad
en banca y seguros han disparado la actividad de estos
sectores, así como el incremento del sector turístico,
una de las bazas más efectivas de contribución al PIB.

¿Como ves tu la situación actual de México? Danos tu opinión

Anuncios

SE AFIANZA EL CRECIMIENTO DEL PIB GLOBAL

Desde el Instituto de Predicción Económica Klein se ha lanzado un nuevo informe actualizado de Tendencias en el que se hace un repaso a las perspectivas económicas mundiales. En dicho informe se recogen datos sobre las perspectivas de crecimiento de las distintas zonas que permiten tener una visión global de hacía donde se dirige la economía

Toda la información puede consultarse en http://www.prediccioneconomica.com/tendencias/persmundiales.html

Danos tu opinión, ¿te ha gustado este artículo?

COLOMBIA PARECE QUE TOCA FONDO E INICIA UNA SUAVE RECUPERACIÓN

Aunque todavía se aprecia una cierta fragilidad en la economía en el segundo trimestre de 2017, parece que está cambiando el panorama económico de Colombia o al menos así se refleja en los datos del informe de Tendencias de Colombia publicado por Cesla.

Según los datos facilitados por el Banco de la República, el petroleo y las manufacturas son las que siguen recibiendo la mayor cantidad de las inversiones extranjeras. El comercio y la hostelería siguen manteniendo una situación positiva aunque las inversiones directas en estos sectores ha bajado un poco.

Según una encuesta publicada por BlackRock Global Pulse Survey aunque el nivel de confianza de los colombianos ha descendido en relación a la que tenían en 2015, el 79% de los colombianos es optimista en cuanto a su futuro financiero

¿Tu que opinas?

El petroleo sigue acaparando la inversión directa en Colombia

AMÉRICA LATINA SALDRÁ ESTE AÑO DE LA RECESIÓN

El Instituto de Predicción Económica LR Klein (Centro Gauss)  ha elaborado un informe de tendencias sobre la base del análisis de las estimaciones realizadas por los principales centros de predicción mundial y la amplia experiencia del Instituto en predicción y asesoramiento económico y empresarial.

En dicho informe destaca la idea de que América Latina saldrá este año de la recesión, aunque a un ritmo de crecimiento moderado.

Mas información en

http://www.prediccioneconomica.com/tendencias/index.html

¿Dónde está el Socialismo del Siglo XXI?

Con la llegada de Nicolás Maduro y la caída de los precios del crudo, la Venezuela optimista de Chávez entró en una etapa de amodorramiento.

Si se acepta esta observación, deberíamos convenir en que hay algo más que ideología detrás del escenario bolivariano heredado.

Hoy todas las culpas se dirigen hacia el presidente venezolano, acusándole de tratar a sus seguidores como guerreros dispuestos a defender la máxima felicidad del Socialismo del Siglo XXI, de carecer de las ventajas de los estadistas, de que sus fuerzas armadas están envalentonadas y, que ha convertido a Venezuela en un país de tercera.

Se le objeta de dirigir a sus leales a fuerza de sueldos, regalías, discursos insuflados y grandes mentiras.

Pero nadie se hace la pregunta de siempre: ¿a quién favorece más la injusticia que viven los venezolanos?

Si se puede hacer y aceptar todo ello, ¿por qué no somos capaces de cuestionar con la misma virulencia sostenida al nuevo gerente estadounidense?, ¿por qué se olvidan tan fácilmente los 43 estudiantes desaparecidos del fotogénico presidente de México?, ¿por qué al nuevo hombre de estado mundial chino se le perdonan sus millares de ejecuciones secretas anuales?, ¿por qué al proceso turco, que ha despedido a más de 100 mil personas, se le perdona fácilmente?, ¿por qué a Arabia Saudí no se le castiga por liderar una coalición que ha bombardeado escuelas, hospitales, mercados y mezquitas en Yemen usando municiones de racimo?, o ¿por qué a Israel se le trata con tanta deferencia cuando invade Palestina? ¿Por qué esos países no son cuestionados por los grandes líderes mundiales?

Pocas dudas deberían tener, no sólo los venezolanos, sobre cuáles son los tipos de gobierno respetados, admirados y aceptados en el mundo, lo mismo debería suceder del lado contrario; no es un debate absurdo el cuestionarnos a nosotros mismos y cuestionar a quienes nos lo hacen, sin diferencia de edad, color, religión, ideología o sexo.

El Socialismo del Siglo XXI transita un camino paralelo a la socialdemocracia europea: descrédito, ineficiencia, desorientación y la deslegitimación de arrogarse la representación de la izquierda mundial, pero de ahí a que unos cuantos dispongan cuál debe ser su destino, existe un gran trecho.

Hemos escrito, en este mismo medio, acerca del origen de los nuevos líderes de la oposición venezolana, de los éxitos que sus antecesores, demócratascristianos y socialdemócratas, tuvieron durante sus más de 40 años de democracia. Si sus antepasados triunfaron en su tarea, ¿por qué los venezolanos se los quitaron de encima a sombrerazos?

Baste recordar que en 1999 la tasa de desempleo en Venezuela era del 15% y en 2015 del 7%, que en ese 1999 el 49.4% de los venezolanos eran pobres, en 2005 el 37.5%; en 2012 el 25.4% aunque en 2013 creció hasta el 32.1%; tampoco se debería olvidar la indigencia hoy es del 9.8% cuando en 1999 era del 21.7%.

Si estos datos no son tan malos, ¿por qué tanta significancia en todo lo que se hace en Venezuela?

El tema es que con la historia no se come ni se bebe, Nicolás Maduro parece tener los días contados por la terquedad o incapacidad de no saber cómo convertirse en un socialista útil o necesario.

También es posible que el Socialismo del Siglo XXI, que lideró Chávez y que hoy  dirige Maduro, se haya centrado más en su lucha diaria regional que en definir los puntos centrales de cómo resolver las contradicciones sociales venezolanas o, que haya menospreciado – en su intento de consolidarse como movimiento revolucionario – la legión de oportunistas que le han rodeado y la manada de huelguistas que al final han convertido en hostil al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Todo sugiere que han faltado análisis, autocríticas y una mayor aceptación de las minorías discrepantes. Los hechos de hoy ilustran que se han cometido demasiados errores en estos 17 años de revolución.

No obstante, no recuerdo un escenario donde Venezuela haya vivido sin crisis económica, política o social, y no tengo memoria de ataques mediáticos tan inmensos como el que sufre hoy el gobierno bolivariano; el “caracazo” de Carlos Andrés Pérez, en comparación, parece haber sido una bendición divina.

Viéndolo desde fuera, quizá lo mejor hubiese sido hacer el referéndum, perderlo y regresar más adelante con más fuerza y un espíritu más renovado, ¿pero quién se marcha del poder, así por las buenas?, en España la corrupción se mastica y la orden del presidente Rajoy es aguantar, negar y reinventarse.

En la forma, los grandes medios económicos internacionales y los creadores de opinión están triunfando al presentar a Maduro como el beneficiario ineficiente de Chávez y el peor enemigo del Socialismo del Siglo XXI.

Sin embargo, en un alarde de arrogancia deberíamos mirar más el fondo para intentar conocer hasta qué punto es o no cierto todo lo que se dice; por qué no preguntarnos cuántos muertos forman parte de los huelguistas opositores y cuántos de la fila chavista, porque todos los muertos duelen o, cuántas dictaduras permiten que sus opositores salgan y presenten sus quejas en organismos como la OEA o en televisiones extranjeras; Korea del Norte puede valer de ejemplo.

Pero, ¿quién está dispuesto a leer minuciosamente cada detalle sobre Venezuela?, esta simple premisa nos debería permitir discernir lo auténtico que deben ser los ataques del capital contra cualquier gobierno disidente, máxime si se trata del país más rico del mundo en petróleo.

Conocer el caso venezolano no proviene sólo de leerlo en los periódicos o escucharlo en las tertulias y telediarios; esos espacios muestran lo crudo de algo a ras de suelo, pero son incapaces de fundamentar el detalle; esto es conocido perfectamente por quienes crean los folletos que intentan convertirse en la historia contemporánea venezolana; esos historiadores ya están bastante fogueados en estos asuntos.

La sociedad no debe dejar que la turben porque se convierte en cómplice del más poderoso, por lo menos debería exigir a quienes les advierten y dicen tener la verdad en sus manos, que les descubran sus entresijos.

¿Dónde está el Socialismo del Siglo XXI?

¿Dónde está el Socialismo del Siglo XXI?

Con la llegada de Nicolás Maduro y la caída de los precios del crudo, la Venezuela optimista de Chávez entró en una etapa de amodorramiento.

Si se acepta esta observación, deberíamos convenir en que hay algo más que ideología detrás del escenario bolivariano heredado.

Hoy todas las culpas se dirigen hacia el presidente venezolano, acusándole de tratar a sus seguidores como guerreros dispuestos a defender la máxima felicidad del Socialismo del Siglo XXI, de carecer de las ventajas de los estadistas, de que sus fuerzas armadas están envalentonadas y, que ha convertido a Venezuela en un país de tercera.

Se le objeta de dirigir a sus leales a fuerza de sueldos, regalías, discursos insuflados y grandes mentiras.

Pero nadie se hace la pregunta de siempre: ¿a quién favorece más la injusticia que viven los venezolanos?

Si se puede hacer y aceptar todo ello, ¿por qué no somos capaces de cuestionar con la misma virulencia sostenida al nuevo gerente estadounidense?, ¿por qué se olvidan tan fácilmente los 43 estudiantes desaparecidos del fotogénico presidente de México?, ¿por qué al nuevo hombre de estado mundial chino se le perdonan sus millares de ejecuciones secretas anuales?, ¿por qué al proceso turco, que ha despedido a más de 100 mil personas, se le perdona fácilmente?, ¿por qué a Arabia Saudí no se le castiga por liderar una coalición que ha bombardeado escuelas, hospitales, mercados y mezquitas en Yemen usando municiones de racimo?, o ¿por qué a Israel se le trata con tanta deferencia cuando invade Palestina? ¿Por qué esos países no son cuestionados por los grandes líderes mundiales?

Pocas dudas deberían tener, no sólo los venezolanos, sobre cuáles son los tipos de gobierno respetados, admirados y aceptados en el mundo, lo mismo debería suceder del lado contrario; no es un debate absurdo el cuestionarnos a nosotros mismos y cuestionar a quienes nos lo hacen, sin diferencia de edad, color, religión, ideología o sexo.

El Socialismo del Siglo XXI transita un camino paralelo a la socialdemocracia europea: descrédito, ineficiencia, desorientación y la deslegitimación de arrogarse la representación de la izquierda mundial, pero de ahí a que unos cuantos dispongan cuál debe ser su destino, existe un gran trecho.

Hemos escrito, en este mismo medio, acerca del origen de los nuevos líderes de la oposición venezolana, de los éxitos que sus antecesores, demócratascristianos y socialdemócratas, tuvieron durante sus más de 40 años de democracia. Si sus antepasados triunfaron en su tarea, ¿por qué los venezolanos se los quitaron de encima a sombrerazos?

Baste recordar que en 1999 la tasa de desempleo en Venezuela era del 15% y en 2015 del 7%, que en ese 1999 el 49.4% de los venezolanos eran pobres, en 2005 el 37.5%; en 2012 el 25.4% aunque en 2013 creció hasta el 32.1%; tampoco se debería olvidar la indigencia hoy es del 9.8% cuando en 1999 era del 21.7%.

Si estos datos no son tan malos, ¿por qué tanta significancia en todo lo que se hace en Venezuela?

El tema es que con la historia no se come ni se bebe, Nicolás Maduro parece tener los días contados por la terquedad o incapacidad de no saber cómo convertirse en un socialista útil o necesario.

También es posible que el Socialismo del Siglo XXI, que lideró Chávez y que hoy  dirige Maduro, se haya centrado más en su lucha diaria regional que en definir los puntos centrales de cómo resolver las contradicciones sociales venezolanas o, que haya menospreciado – en su intento de consolidarse como movimiento revolucionario – la legión de oportunistas que le han rodeado y la manada de huelguistas que al final han convertido en hostil al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Todo sugiere que han faltado análisis, autocríticas y una mayor aceptación de las minorías discrepantes. Los hechos de hoy ilustran que se han cometido demasiados errores en estos 17 años de revolución.

No obstante, no recuerdo un escenario donde Venezuela haya vivido sin crisis económica, política o social, y no tengo memoria de ataques mediáticos tan inmensos como el que sufre hoy el gobierno bolivariano; el “caracazo” de Carlos Andrés Pérez, en comparación, parece haber sido una bendición divina.

Viéndolo desde fuera, quizá lo mejor hubiese sido hacer el referéndum, perderlo y regresar más adelante con más fuerza y un espíritu más renovado, ¿pero quién se marcha del poder, así por las buenas?, en España la corrupción se mastica y la orden del presidente Rajoy es aguantar, negar y reinventarse.

En la forma, los grandes medios económicos internacionales y los creadores de opinión están triunfando al presentar a Maduro como el beneficiario ineficiente de Chávez y el peor enemigo del Socialismo del Siglo XXI.

Sin embargo, en un alarde de arrogancia deberíamos mirar más el fondo para intentar conocer hasta qué punto es o no cierto todo lo que se dice; por qué no preguntarnos cuántos muertos forman parte de los huelguistas opositores y cuántos de la fila chavista, porque todos los muertos duelen o, cuántas dictaduras permiten que sus opositores salgan y presenten sus quejas en organismos como la OEA o en televisiones extranjeras; Korea del Norte puede valer de ejemplo.

Pero, ¿quién está dispuesto a leer minuciosamente cada detalle sobre Venezuela?, esta simple premisa nos debería permitir discernir lo auténtico que deben ser los ataques del capital contra cualquier gobierno disidente, máxime si se trata del país más rico del mundo en petróleo.

Conocer el caso venezolano no proviene sólo de leerlo en los periódicos o escucharlo en las tertulias y telediarios; esos espacios muestran lo crudo de algo a ras de suelo, pero son incapaces de fundamentar el detalle; esto es conocido perfectamente por quienes crean los folletos que intentan convertirse en la historia contemporánea venezolana; esos historiadores ya están bastante fogueados en estos asuntos.

La sociedad no debe dejar que la turben porque se convierte en cómplice del más poderoso, por lo menos debería exigir a quienes les advierten y dicen tener la verdad en sus manos, que les descubran sus entresijos.

La Asamblea Nacional de Venezuela retoma sus funciones.

El gobierno de Venezuela y su presidente han quedado en entredicho; la primera intención de despojar de inmunidad parlamentaria a los diputados de la Asamblea Nacional (AN) tuvo una inmediata repercusión internacional.

La marcha atrás de disolver la AN ahora es vista como precipitada y una torpeza del Palacio de Miraflores.

Con la actual Fiscal General de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, oponiéndose, contundentemente, contra la decisión de la Sala Constitucional del TSJ, una Venezuela desorientada, se convulsionó.

Días antes, el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, había dado su apoyo a la decisión de la Sala  y se alegró de que se le quitaran las competencias a la AN para que las asumiera el Poder Judicial y el presidente Maduro. Una situación delicada que no fue desautorizada por ningún funcionario bolivariano y permaneció bajo el salvoconducto del silencio de Maduro.

Ayer sábado con la página oficial del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela cerrada, por encontrarse en “mantenimiento”, la prensa venezolana comunicó que este tribunal había emitido aclaratorias sobre las sentencias  155 y 156, que otorgaban al presidente Nicolás Maduro, junto al Poder Judicial, las atribuciones de la  Asamblea Nacional mientras ésta se mantuviese en desacato.

Sin embargo las sentencias fueron suprimidas y se regresó la inmunidad parlamentaria y el pleno derecho de función a la Asamblea Nacional.

El presidente de la AN, Henry Ramos Allup, a través de twitter dijo que Maduro conocía las sentencias porque las redactaron en su despacho de Miraflores.

Henry Ramos Allup ‏@hramosallup

El bicho dice q no conocía las sentencias y la redactaron en su despacho d Miraflores procurador chimbo y hampones salainconstitucionaltsj

Esta situación ha dado nuevos bríos al Secretario General de la OEA, Luís Almagro, quien ha convocado una reunión extraordinaria para el próximo lunes 3 de abril para tratar la situación en Venezuela bajo el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana y considerar, de nuevo, su informe presentado la semana pasada.

El artículo 20 se refiere al caso de que en un Estado Miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático, cualquier Estado Miembro o el Secretario General podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente.

Por tanto el asunto es mucho más grave de como lo ha  presentado el presidente de Venezuela: convocar al Consejo de Defensa de la Nación para “resolver” el “impase”.

Ajustándose o no a la ley constitucional, el gobierno bolivariano mostró sus cartas y colocó a su país en una situación de emergencia internacional, obligando al gobierno de Maduro a despejar dudas sobre el que las decisiones se redactaron en su propio despacho; las declaraciones de Cabello en nada han ayudado al proceso revolucionario.

La convocatoria solicitada al Consejo Permanente de la OEA celebrará la reunión extraordinaria a las 14:00 EDT (18:00 GMT) en la sede de la OEA en Washington, DC, esta sesión es convocada a petición de 20 países de la región: Argentina, Bahamas, Barbados, Belize, Brazil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Estados Unidos, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía y Uruguay.

participa@latinpress.es

INFORME DE TENDENCIAS ECONÓMICAS PRIMER TRIMESTRE DE 2017

El Instituto de Predicción Económica LR Klein (Centro Gauss) es un centro de la Universidad Autónoma de Madrid cuyas actividades se orientan a la investigación y difusión del conocimiento en el campo de la predicción y del análisis económico y empresarial.

Este INFORME de DIRECCIÓN se ha elaborado sobre la base del análisis de las estimaciones realizadas por los principales centros de predicción mundial y la amplia experiencia del Instituto en predicción y asesoramiento económico y empresarial.

Puede consultar los datos de este informe en http://www.prediccioneconomica.com/tendencias/