La América socialista después de Chávez.

Maduro con Chávez fue una especie de satélite político, quizá más rápido en el cuerpo a cuerpo con el extinto que el resto de sus compañeros, o quizá, porque el comandante, aun con la claridad de la “luna llena”, no encontró, o no quiso hacerlo, otro sucesor.

Cuando llegaron los chavistas, Venezuela políticamente ya estaba dividida en dos partes (adecos y copeyanos) y cuatro clases, los pobres (ranchitos), la clase media (edificios acomodados), los ricos (quintas) y los millonarios (mansiones).

Con Chávez los adecos y copeyanos desaparecieron y se profundizó la división bipartidista e ideológica (PSUV y MUD), algo similar sucedió con la división de las clases sociales: se mantienen los pobres en los ranchitos, la clase media sobrevive en sus mismos edificios y, los ricos se han convertido en millonarios, pero pocos viviendo en sus mansiones venezolanas.

Si es cierto lo que apuntamos, a la revolución le ha faltado ser tan revolucionaria en lo social como en lo político. Le ha faltado al socialismo del siglo xxi lo que Chávez una vez propuso: hacer dos revoluciones, la política y la económica.

La frontera entre esas dos mitades ideológicas – el socialismo del siglo xxi – no sugiere la existencia de algún impulso unificador. Una mitad espera que el régimen caiga o se marche, la otra que los viejos tiempos nunca regresen. Para los primeros, Trump es la llave a la libertad, para los segundos – en silencio – el peor enemigo posible.

Ambas mitades, no obstante, coinciden en que algo definitivo está por suceder, esperan, por igual, que la gente salga a las calles o los militares se levanten apoyando no se sabe qué. Muy pocos aspiran a que los gringos entren sigilosamente con todo su poder para que triunfen o fracasen.

Lo cierto es que con Chávez y Maduro, la historia, el presente y el futuro de Venezuela cambiaron para siempre.

Hoy la herencia chavista que Maduro insiste en mantener, se antoja rudimentaria, de pedales, esperando a que el socialismo del siglo xxi sea redescubierto y se desarrolle definitivamente.

Sin embargo muchos de los rojos rojitos no ven en su actual presidente la persona capaz de dar ese salto y, en la espera del nuevo ungido, pareciera que tuviesen todo el tiempo del mundo y no lo tienen.

Maduro está transitando caminos empinados y empedrados, semejándose su figura a una representación colorida, destemplada y frágil.

A Europa – el continente culto – empeñada en distraer sus problemas internos, el presidente le viene al pelo como el mayor culpable de todos los males del comunismo, y hábilmente, no le juzga por su ideología sino por su talante, falta de convencimiento y el poco acorde con los mundos que le rodean.

Chávez disfrutó del petrodinero y de su oratoria, a Maduro le ha tocado la parte más difícil, carece de ambas ventajas y muy pocos apuestan a que sea el candidato o el presidente a partir de 2019.

Si al principio del socialismo del siglo xxi pareció que Venezuela estaba redefiniendo las américas, hoy, incluso con el triunfo del socialismo en Ecuador, muchos opinan que esa redefinición le ha llegado a Venezuela.

Con el éxito del socialismo en Ecuador, Rafael Correa se ha convertido en el nuevo líder, en el interlocutor más válido y completo de la Latinoamérica socialista, dejando en segunda fila a Morales, Ortega y a Maduro.

Para colmo, México, Chile, Brasil y Argentina, le han dado la espalda al presidente que habla con los pájaros, una especie de indicador de que la ascendencia que una vez disfrutó el chavismo se ha esfumado.

Aquella conquista internacional con los petrodólares socialistas entró en crisis con la caída del precio del petróleo, dejando a la intemperie la delgadez del socialismo radical y, dándole al imperio nuevos bríos, precisamente cuando aparece en la escena el arrogante y xenófobo Trump y, con los venezolanos huyendo más que emigrando de su país.

Con una Europa, a pesar del Brexit, decidida en su unidad, preeminencia cultural y con más estados policiales que nunca; con un EEUU dispuesto a ser enemigo de quien sea y, con más países americanos abrazando el liberalismo, el socialismo del siglo xxi parece prisionero de sus propias  fronteras, conformándose, cada vez más, con los amigos venidos de tierras árabes donde los experimentos políticos poco tienen que ver con los occidentalizados latinoamericanos.

El socialismo del siglo xxi se antoja falto de reafirmar su presencia internacional, el mismo Correa habla de la Revolución Ciudadana y Evo Morales de la Democrática y Cultural, ambos seguidores de Chávez y amigos de Maduro.

Desde fuera se percibe que el reclutamiento de nuevos adeptos para el socialismo del siglo xxi es más difícil cada día, de las dos mitades políticas venezolanas, una no tiene ninguna intención de cruzar el puente para abrazar a los “gobiernistas” y, la otra mitad para hacerlo con los “escuálidos”.

Así, con Ecuador, Cuba, Bolivia y Nicaragua, como leales amigos de viaje de una revolución y una Venezuela en baja autoestima, Maduro no tiene más espacio que huir hacia adelante aunque sea socavando la quebrantable paz social venezolana, utilizando la retórica opositora de los grandes países mundiales para fortalecer la cada vez más exigua cohesión interna del gran país del sur.

Maduro dirige un país en profunda crisis pero no colapsado y con mejores expectativas gracias a los crecientes precios del barril de petróleo, lo que le ha permitido hablar de la “contraofensiva victoriosa”, pero el presidente tiene muchas variables que no domina: el que se mantengan los recortes y compromisos petroleros hasta mediados de año para evitar nuevas caídas de precios y, que el apoyo de Trump sobre la explotación de etanol no cristalice, por aquello de la independencia energética estadounidense y las menores importaciones de crudo venezolano.

El presidente suramericano está jugando sus últimas cartas dentro de un mundo mucho más cosmopolita que él, dejando la esperanza de un mundo mejor o de la máxima felicidad posible, al fin de la historia heredada de la cuarta república o de los adecos y copeyanos, algo que se antoja una fantasía pero no un obstáculo para mantener la lucha por la mayor igualdad.

Con todo, los venezolanos y no venezolanos comienzan a preguntarse qué sucederá si Maduro pierde las elecciones en 2019, o si sale a través de un golpe de Estado; si habrá vuelta atrás con el regreso del capitalismo venezolano y con ello, si habrá un educado cortejo con quienes queden fuera de la esfera del poder político: chavistas, ecuatorianos,

cubanos, bolivianos y nicaragüenses.

La cuestión no es si Maduro se mantiene en el poder, sino si lo pierde y el imperio regresa.

Con la permanencia de Maduro nadie duda de su mayor radicalismo, con la de los otros, tampoco.

participa@latinpress.es

El Coltán y El Grafeno

El Coltán y El Grafeno

Entender que el uso de minerales, en conflicto o no, especialmente en las telecomunicaciones, tiene como objetivo la  homogeneidad social a través de la información, sería ingenuo.

Es el beneficio económico, primero, y la exportación de modelos culturales, después, a través de las telecomunicaciones, dos de las razones que se necesitan para la existencia de grupos de interés que, a favor de las circunstancias que se puedan dar en un momento dado, convierten a unos como a otros en adversarios o  defensores de una determinada conducta, no es difícil pensar en Estados Unidos, Cuba, Venezuela, Korea del Norte o Inglaterra.

Desde siempre los Estados y las empresas se han comportado como ejecutivos de la voluntad popular pero también, desde siempre, entre la teoría y la práctica el trecho ha sido muy grande.

En el 2000 un minero de la República Democrática del Congo (RDC) podía ganar 4 dólares por un kilo de coltán; en ese momento, en el mercado internacional, el mineral se vendía por unos 600 dólares. A principios de 2014 se estimaba un precio de mercado de 500 dólares americanos por kilo y de 10 al minero.

En las periferias de las minas de coltán, diamantes, cobre o cobalto, se ha creado una hueste de desclasados; la Extractive Industries Transparency Initiative declaró que en 2012 en la RDC unos 2 millones de personas trabajaban como mineros artesanales; la presencia de empresas  chinas era considerada como normal.

El portal venezolano La Revista Minera  publicó en mayo de 2012 que China extendía sus intereses sobre el coltán y se mostraba entusiasmada en negociarlo con Colombia.

El mundo ya conoce que el coltán es otro registro de la explotación humana, por ello  lo que a todos debería quedarnos, después de haber leído este resumen sacado del libro El Mundo de los Perversos, es la necesidad de transparencia de un sistema mundial pensado por y para los más malos, los perversos.

No hay trampa en lo dicho y nadie se encuentra perdido en el conocimiento sobre el coltán, pero unas pinceladas sobre este producto son oportunas: de la contracción de la columbita (óxido de niobio) y la tantalita (óxido de tántalo) se obtiene el coltán, un mineral fundamental en el desarrollo de la telefonía móvil, ordenadores, videojuegos, armas inteligentes teledirigidas, implantes biomédicos, industria aeroespacial, pantallas de plasma, Gps, videoconsolas,  Mp3 y Mp4, cámaras de fotos,  juguetes electrónicos, satélites, chips electrónicos, Pdas, controles remotos…

La alta capacidad de almacenar y liberar energía cuando se necesite y el mantener su composición a elevadísimas temperaturas, ha permitido que este mineral sea considerado como estratégico incluso en la Estación Espacial Internacional.

Estas ventajas han logrado que sobre el buen juicio se imponga la menor inversión al tiempo que ha crecido la mayor explotación del hombre y el beneficio económico: los mineros de pico y pala siempre han sido poco caros y obedientes.

La misma Revista Minera publicó en septiembre de 2009: “Como dato adicional, en Abril del 2008 un kg de coltán se vendía a pie de mina por unos 16,80 euros. En navidades del 2008 la multinacional Sony disparó este precio hasta 375 euros el kg. Necesitaron ingentes cantidades de mineral para poder satisfacer las necesidades de demanda de su producto estrella el Play Station… 2, 3 y 4…”.

A la RDC se le han sumado como principales productores mundiales Australia, Brasil, Canadá, Ruanda y Etiopía.

La retorcida mentalidad calculadora siempre encuentra espacio en las mismas personas, un conocido de El Mundo de los Perversos, Viktor Bout, accionista principal de las empresas de la RDC Business Air Services (BAS) y Bukavu Aviation Transport (BAT), fue señalado en 2013 por un equipo de expertos de la ONU como explotador de los recursos naturales de la RDC.

Los expertos consideraban que BAS y BAT estaban involucradas en la exportación ilegal de diamantes, oro, cobre, cobalto, madera y coltán de  la RDC.

De manera más o menos perfecta el gran capital siempre se ha encontrado en la lucha por el control de los recursos naturales, pero quienes han estado en el frente de los conflictos bélicos de la RDC han sido los obreros africanos, ellos se han manchado físicamente las manos de sangre, han destruido su propia flora y fauna, se han desinteresado por su vida y su salud, han aceptado, impotentes, la certitud de que cualquier defensa puede acarrear la muerte de sus familias y, han asumido enmudecidos y temerosos el que la ONU les informara que en 2009 en la RDC había habido 1.100 violaciones al mes; 36 niñas y mujeres fueron violadas diariamente. Una aceptación aterradora con el único objetivo de escapar de la semiesclavitud.

Distintas publicaciones han manifestado que la explotación artesanal del coltán en la RDC se asocia  a la aparición conjunta de otros elementos como el uranio y el radio, incrementando el riesgo en los mineros de sufrir radiaciones.

Huelga decir que lo dicho es sólo una parte de lo que puede contarse. Un artículo de noviembre de 2013 del diario español El Periódico recordó que la tonelada de coltán se cotizaba en el mercado internacional en 400 mil dólares, pero que lo más importante era lo que la explotación de los recursos naturales había provocado en la RDC: más de 3 millones de muertos y jornadas laborales de 15 horas al día sin respetar la edad ni a la explotación infantil.

En octubre de 2012 Enoughproject.org denunció que un grupo de expertos de la ONU aseguraba que el contrabando de minerales desde la RDC a Ruanda y Burundi no sólo se mantenía sino que crecía, los beneficios de este contrabando se destinaban a financiar la rebelión Movimiento 23 de Marzo (M23), conflicto que desplazó más de medio millón de personas.

La misma publicación Enoughproject.org dio un ejemplo ocurrido en Goma en el mismo mes de octubre cuando las autoridades congoleñas interceptaron dos toneladas de coltán camino a Ruanda; el contrabando se relacionó con un teniente coronel llamado Bazige conectado con el Congreso Nacional para la Defensa de las Personas (CNDP).

El éxito de los malos se debe también a la desintegración social, al sojuzgamiento y a la fuerte pérdida de autoestima infligidos en quienes luchan por subsistir en la RDC.

Como cruel aderezo, en 2009 el PNUMA añadía, como consecuencia de los conflictos bélicos por el control de los recursos como el coltán, el deterioro del medio ambiente: “Las especies en peligro de gorila oriental de planicie (Gorilla beringei graueri) y gorila de montaña (Gorilla beringei beringei) se han visto bajo mayor presión en las provincias orientales de la República Democrática del Congo (RDC). La región ha estado sometida a “guerras por los recursos” durante décadas. En esta región, los recursos en disputa van desde el carbón para abastecer la continua demanda de sus vecinos en Rwanda, donde la producción de carbón está prohibida por razones medioambientales, hasta la explotación minera de colombotantalita o coltán…El Parque Nacional Virunga es el parque más antiguo de África y se encuentra en la región que alberga la mayor diversidad de especies vertebradas del continente. En septiembre de 2007, rebeldes armados ocuparon el sector específicamente asignado a los gorilas en el parque, forzando a los guardabosques a abandonar sus actividades de conservación en ese sector… El sector de gorilas de Virunga se expande a través de las colinas boscosas en la frontera de la RDC con Uganda y Rwanda y alberga cerca de 200 de los últimos 700 gorilas de montaña del mundo…”.

CNN México en 2012 comentó que el parque de Virunga acogía al 25% de los gorilas de montaña del mundo y que la población era de unos 200 ejemplares, habiendo caído la población total mundial de gorilas de montaña a menos de 500 animales.

Ornatos no faltan para criticar y luchar contra los perversos de este submundo: convertir en empresarios a los traficantes y hombres de la guerra; semiesclavizar a los mineros artesanales o regular el origen de productos como el coltán, son intenciones que, escapadas de mentes brillantes, se han revelado con el tiempo como poco eficientes; un ejemplo es la ley estadounidense conocida como Dodd-Frank en vigor desde 2010, la Dodd-Frank obligaba a las empresas que cotizaban en los Estados Unidos a revelar si los productos que utilizaban contenían minerales, como el coltán, alimentadores de conflictos.

El lector habrá observado el regadío de fechas y que la realidad poco ha cambiado: los jefes de bandas, el contrabando de coltán en el mundo y las empresas interesadas en tenerlo parecen continuar existiendo; una de las razones pudiera ser lo que en 2012 el PNUMA publicó: “La explosión en la demanda de teléfonos móviles y los recursos con los que se producen ha concentrado los efectos en los países productores. Desde 1994 se han producido más de 10 mil millones de teléfonos móviles, y hasta mediados de 2010 había un número de usuarios estimado en 5 mil millones en todo el mundo (ITU 2010). Este crecimiento ha llevado a una aceleración de la demanda de tantalio, un componente clave de los productos electrónicos que se extrae de mineral de coltán…”.

En octubre de 2009  el Fondo de Investigación y Desarrollo de las Telecomunicaciones de Venezuela (FIDETEL) dio a conocer que Venezuela podía tener reservas de coltán y, que ya se conocía su contrabando hacia Colombia.

En enero de 2010 el Consejo Nacional de Promoción de Inversiones de Venezuela (CONAPRI) mantenía que el mineral cotizaba, mundialmente, por encima del oro y el diamante.

El 15 de octubre de 2013 en un control realizado en los ríos Meta y Orinoco una patrulla de la Guardia Nacional Bolivariana incautó a dos ciudadanos colombianos 468 kilos de coltán estimados en 500 mil dólares. El Amazonas se descubría como otra ruta de contrabando global del “oro azul”;  emergía una cadena compuesta por Brasil, Colombia y la lejana Korea del Sur como último eslabón a través de  Korea TPC Development de Venezuela.

El fortalecer la transparencia y trazabilidad de estos materiales, al estilo Kimberley, parece haber tenido menos poder que la pasión por el dinero: el etiquetar las bolsas donde se transporta el mineral o identificar los lugares (minas) fuera de conflicto, son algunas de las iniciativas lideradas por Electronic Industry Citizenship Coalition  (EICC).

EICC ha intentado implantar el buen juicio en el mundo de la industria que utiliza minerales en conflicto. En 2012 promovía un código de conducta bastante exacto donde el respeto por el medio ambiente y las condiciones laborales sobresalían.

No debe dudarse de todos estos objetivos, como tampoco que el control excesivo siempre ha sido el verdadero contra-espíritu del capitalismo; quizá por ello las normas de conducta de la EICC son voluntarias. Dicho de otra forma, en la práctica está en las empresas el participar, o no, en el deterioro global de la misma tierra y sus habitantes.

La existencia de inescrupulosas transnacionales parece no ser el caso de la que señalamos un par de líneas abajo y de otras que le seguirán; la empresa alemana H.C. Starck recibió, por tercera vez, a principios de 2013, la certificación como una “fundición libres de conflicto” de manos de EICC, igualmente la Global e-Sustainability Initiative (GeSI) declaró que el tantalio de H.C. Starck estaba libre de conflicto.

En 2014 la empresa alemana H.C. Starck anunció su firme intención en continuar la explotación de niobio y tantalio, reconociendo una caída de las ventas en 2013 respecto a 2012 (954 vs 1.170 millones de dólares) por la débil economía general y el lento crecimiento de su mercado clave: el tantalio.

El objetivo de H.C. Starck era expandir su cartera de productos de tantalio fuera de la industria electrónica, incrementando las ventas en regiones y mercados con alto potencial de crecimiento como el asiático, la industria de alta tecnología médica para producir elementos básicos de los instrumentos de rayos x, y desarrollar nuevas aleaciones para la industria de la iluminación (LED).

Muchos están convencidos de que las mejores teorías sólo pueden realizarse por quienes tienen más experiencia sobre el terreno, otros piensan que esas teorías, normas o reglas deben realizarlas personas con menos intereses comprometidos; el argumento consiste en que nadie lucha contra sus propios intereses por una cuestión de conciencia, principio o convencimiento y, si hablamos del gran capital, por y para no establecer líneas de contrapoder.

Por ello resulta curioso que EICC publique en su web que su Junta Directiva está formada sólo por altos ejecutivos de grandes empresas, que la GeSI y el mismo EICC consideran como demandantes de coltán fuera de conflictos que atenten contra los derechos humanos, el trabajo, la corrupción o el medio ambiente: “Tim Mohin (AMD), Presidente. Kathleen A. máquina de afeitar (Cisco), Vicepresidente. Deborah Albers (Dell). Bob Mitchell (HP). Melinda Painter (BlackBerry). Judy Wente (Intel).

El 1 de junio de 2014  The Wall Street Journal (WSJ) recordó que al día siguiente, el 2 de junio, unas 6 mil empresas debían dar a conocer la trazabilidad de los productos por ellas utilizados, como el coltán o el oro; los primeros informes entregados a la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. no cumplieron, según “Lawrence Heim, directivo de Elm Sustainability Partners LLC, firma que ayuda a compañías con sus informes”,  todas las exigencias requeridas.

WSJ, publicó que Tim Mohin (AMD) no sabía cuánta información, acerca de sus proveedores, debía revelar. Asimismo el periódico indicó que Apple Inc., reconoció que la mitad de sus fundiciones, unas 200, cumplían con lo acordado, pero que la otra mitad no lo hacía y, que Hewlett-Packard admitía “que no estaba segura sobre el estatus de “conflicto” de sus materiales”.

Esta falta de transparencia u ocultamiento de información pudo tener su origen en 2013; la web de Stinson Leonard Street recordó que en ese año el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito de Columbia anuló las normas de divulgación de información sobre la extracción y pagos realizados a gobiernos extranjeros por la explotación de recursos minerales, petróleo o gas, señalados en la Sección 1504 de la Ley Dodd-Frank (Dodd-Frank Wall Street Reform Protection Act).

El artículo 13 de la Ley de Valores de Cambio de los Estados Unidos de 1934 sufrió esa modificación y la reputación de muchas empresas quedó afectada y sus inversiones, unos 56 mil millones de dólares, se bañaron de dudas, todo en aras de respetar la enmienda norteamericana de la libertad de expresión.

El 6 de junio de 2014 la agencia Inter Press Service (IPS) detalló que 1.300 empresas de EE.UU. presentaron el informe sobre si los minerales utilizados financiaban o no guerras en la región de los Grandes Lagos de África Central; IPS aseguró que el contenido de lo presentado fue incompleto y que  Microsoft se negó a confirmar que sus productos no tuviesen minerales de guerra por no haber podido obtener una información válida de sus fuentes de suministro.

El argumento de la ausencia de voluntad y la corrupción continuaban siendo la coartada esgrimida  para no precisar cómo llegaron, o no, a la conclusión de que los minerales utilizados estaban fuera del financiamiento de guerras.

Fueren las que fueren las razones para no cumplir la sección 1502 de la Dodd-Frank, como garantía a no financiar minerales en conflicto como el tantalio desde la RDC, por compañías que cotizan en los Estados Unidos, los productores de minerales y recursos naturales del mundo y de la RDC – como el coltán -, conocían de esta forma que el  grado de terror y el uso del lenguaje alambicado se mantenían; quedando, como hemos dicho, en manos de las empresas el ser tan degeneradas o no como los traficantes a pie de mina.

En octubre de 2012 se conoció la incautación, en Colombia, de un contrabando de 17 toneladas de coltán valorado en unos 633 millones de dólares; los involucrados, según el periódico digital elnuevoSiglo.co, eran las guerrillas de las FARC y algunos cárteles de la droga colombiana y mexicana como el de Sinaloa.

Estas nuevas fuerzas económicas empleaban las mismas técnicas de la RDC: reclutar a indígenas y campesinos, mujeres, hombres y niños, a quienes les pagaban 5 ó 10 dólares por kilo del mineral para revenderlo en 80 ó 100.

El director de la policía, el General León Riaño aseguró que existían varias rutas para contrabandear, una de ellas era la de Brasil, Ecuador, Venezuela y Perú desde donde el coltán se llevaba a Alemania, Bélgica, Estados Unidos, Kazajstán y Korea.

El Ministerio de Minas y Energía colombiano en ese año consideró oficialmente al coltán como un mineral estratégico del país, pero su explotación no estaba regulada y la presencia del gobierno en las zonas del mineral se consideraba escasa. La ausencia de seguridad, la corrupción, la desprotección y la explotación son demasiadas para ser casuales.

Desde siempre los mineros artesanales de la RDC han muerto sepultados por las montañas que horadan, la ausencia legislativa es una declaración de guerra formal desde arriba hacia abajo, en 2014 el periódico español Elmundo.es internacional no sólo publicó que la demanda del coltán superaba la oferta, sino que había conocido la existencia de un ejército de 5 mil mineros artesanales, formado por viejos, jóvenes y niños, que comían, vivían y morían en las galerías donde trabajaban semidesnudos  de sol a sol.

A ese teatro de explotación le ha seguido otro igualmente necesitado: las mujeres y niñas como cocineras, prostitutas o esperanzadas en que sus maridos o padres les saquen de la ignominia en las que les han sumergido.

Un testimonio que recogió el periódico español desautorizaba cualquier excusa moral: “Hay días que caen 30 o 40 personas”, dice François, sepultadas por galerías sin apuntalar. Alguien tachará sus nombres de una lista y contratará a sus sustitutos. Es mediodía y hay casi tanta población en la mina que en la ciudad de Rubaya”.

¿Cómo surgen personas y gobiernos tan crueles? podemos responder que desde la arbitrariedad y la necesidad de mantenerse como una clase social imperante; de la clara intención y de la siempre urgente necesidad de mantener inmovilizados a millones de personas y, de una ambición que ninguna cantidad de dinero amortiza.

El Consejo de Seguridad de la ONU publicaba – en una carta con fecha de 15 de noviembre de 2010, dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por la Presidenta del Comité del Consejo de Seguridad relativa a la RDC – abundantes ejemplos que dejaban pensar que los autores intelectuales siempre estaban fuera de escena. El Grupo de Expertos sobre la RDC abundó en ejemplos, un par de casos ilustran la realidad: “1º. El puesto de comandante de brigada en Kamituga parece ser un puesto codiciado en las Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo (FARDC). Según varias fuentes de las FARDC y del comercio de minerales, para asegurarse ese puesto, los oficiales del ejército suelen concertar acuerdos con mandos de rango superior, a quienes prometen entregar un porcentaje cuantioso de sus beneficios locales. Por consiguiente, cuando llegan a las zonas ricas en minerales, los mandos ya están endeudados con sus padrinos de rango superior. Al sufrir la amenaza constante de ser trasladados a otra zona menos atractiva económicamente, los oficiales se ven impelidos a reunir la mayor cantidad de dinero posible para sus superiores cuanto antes. No obstante, cuando se les preguntó por qué el Coronel Heshima era capaz de mantener su lucrativo puesto en Kamituga, los oficiales de las FARDC hablaron de los antiguos lazos que unían a Heshima con el General Amisi. 2º El Grupo recibió información coincidente de más de tres fuentes independientes según la cual el jefe del 24º sector de las FARDC y encargado de las operaciones Amani Leo en ese sector, el Coronel Gwigwi Busogi, también estaba implicado en la explotación ilegal y el contrabando de casiterita, coltán, oro y turmalina de las minas de la zona controlada por él, que eran las de Naybibwe, Numbi, Change, Bilembo, Lumbisha y Nyabarongo”.

El documento también denunció que al intento del Coronel Fall, comandante de la 11ª Región Militar, por trasladar o suspender a los oficiales involucrados en las explotaciones mineras ilegales y acabar, con ello, con la imposición de los “impuestos de seguridad” establecidos por los militares, el General Amisi Kumba, jefe de infantería de las FARDC, involucrado en la explotación de minerales en Bisie, intervino para que el comandante de la 13ª brigada, Masudi Esperant, no fuera trasladado de las minas que había en los alrededores de Mongbwalu.

Esa organización casera, pero generadora de grandes riquezas, ha logrado que GeSI no incluya en su lista de empresas electrónicas libres de minerales en conflictos a Sharp, Nikon y Nintendo. El 21 de mayo de 2012 Global Witness mantenía que el gobierno de la RDC había suspendido a dos  empresas chinas la TTT Mining y Huaying Trading Company por sospechas de comprar minerales sin las comprobaciones sobre la cadena de suministro, lo que implicaba el estar beneficiando a grupos armados y a las redes criminales infiltradas en las FARDC.

Los malos no tienen color en la piel, simplemente son siniestros.

Finalizando este estudio, es imprescindible conocer si un mineral tan estratégico como el coltán puede ser reciclado, sustituido o creado, y/o qué supondría si ello no fuera posible y su agotamiento llegara a niveles donde los beneficios económicos del capital se sometieran a un ritmo de crecimiento que les impidiese incrementar la tesorería con  la regularidad acostumbrada.

Una crisis que provocara – no por un exceso de competencia sino por un valor de mercado imposible de asumir por decenas o cientos de empresas – una depuración interna del capital donde los Estados corruptos y el Gran Capital llevaran las banderas; una crisis inducida dentro y por el mismo capital, incluidos y excluidos, pero todos comportándose, como fieras o, como uno solo contra todos en la refriega.

Pues bien, muchos coinciden en la imposibilidad de agotamiento de cualquier recurso mineral, pero suman acuerdos en la existencia de un límite de producción que convierta en prohibitivo la utilización de ese recurso (coltán), por lo que el tránsito hacia otro mineral o alternativa sustituto adquiriría un valor similar, convirtiendo en indiferente dónde se encuentre, cómo  y quiénes los exploten. El ciclo, así, se repetiría.

En 2010 un informe de la Comisión Europea (CE) consideró al Grafito, al Tantalio y al Niobio como tres de las 14 materias primas fundamentales existentes para la Unión Europea: el alto riesgo de escasez, el impacto que causaría en la economía, la poca posibilidad de ser sustituidos y la estabilidad política, fueron algunas de las razones para ser consideradas como tales.

La CE discurrió sobre la demanda de materias primas específicas para el sector de las nuevas tecnologías desde 2006 hasta 2030 y concluyó que la del Tantalio se multiplicará casi por tres, pasando de 551 toneladas en 2006 a 1.410 en 2030.

Observaciones como las recientes no hacen descabellado esperar el mantenimiento de la despiadada explotación humana donde el valor de la mano de obra minera se deprima aún más.

En mayo de 2013 Intel se comprometió a no comprar minerales en conflicto; el conocimiento sobre el origen del producto se convertía en fundamental para evitar cualquier apoyo a guerras que se financiaran con minerales como el coltán.

Hemos visto, unas líneas más arriba, que no debemos esperar a que la producción se detenga, por ello es previsible que la presión de empresas como Intel sobre el mercado ilegal no suponga necesariamente la caída de la explotación de minerales y de la mano de obra minera.

Intel apeló al código de conducta de la EICC, y pidió a sus proveedores que fueran razonables con la estrategia de asegurar que los minerales conflictivos no llegaran a la transnacional.

WSJ  publicó en mayo de 2014 que Intel había declarado que sus microprocesadores estaban libres de conflicto y que había presentado un informe ante la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (Securities and Exchange Commission (SEC)) convirtiéndose en la primera empresa que, auditadamente, lo hacía antes del 2 de junio, WSJ mencionó que Ernst & Young, la auditora, examinó los pasos que Intel siguió sobre su suministro de los minerales en conflicto pero que guardó su opinión sobre si los chips estaban libres de conflicto.

IPS se preguntaba en junio de 2014, reconociendo la tarea de Intel, ¿cuándo Boeing o General Electric fabricarían productos libres de conflicto y cuándo Walmart o General Motors harían otro tanto?

En julio de 2014 Intel Corporation hizo llegar al autor de El Mundo de los Perversos, el documento presentado a la SEC donde se reconocía que la Columbita-tantalita (coltán) y el oro formaban parte de los componentes de algunos de sus productos que –  imposible dejar de utilizarlos para el funcionamiento de ellos – recibían la denominación de minerales conflictivos necesarios.

Desde 2009, aseguró Intel, había visitado 85 empresas fundidoras y refinadoras en 21 países, incluida la RDC, con el objetivo de controlar las reglas de la explotación a través de auditorías independientes, validaciones en los puntos de fundición y refinería, o dando fondos para garantizar una explotación más segura.

El documento presentado a la SEC no negó la posibilidad de utilizar minerales en conflicto; Intel admitió que el origen de los minerales no podía determinarse con certeza una vez que habían sido fundidos, refinados o convertidos en lingotes.

Se trata, pues, de una constatación que el coltán es imprescindible para los sectores que hemos señalado y que apoya conflictos de muerte; y ha sido la presión social mundial la que ha promovido nuevas búsquedas y nuevas investigaciones, una de ellas es la Andre Geim y Konstantin Novoselov de la Universidad de Manchester en el Reino Unido, ambos compartieron el Nobel de Física de 2010 por el descubrimiento en 2004 del grafeno: “un material de un solo átomo de espesor hecha de carbono”.

Aunque sus descubridores fueron cautos a reconocer el potencial comercial del material, rápidamente se reconoció que el grafeno es tan flexible como el plástico, tiene la capacidad de auto enfriarse sin romperse después de sobrecalentarse, es un alto conductor de electricidad y el consumo que necesita es mínimo, es más fuerte que el diamante y  200 veces más que el acero, genera energía cuando recibe la luz y es transparente como el cristal.

Con el grafeno la conectividad total parece ser mucho más cierta, su flexibilidad permitiría que nuestros futuros ordenadores se pudieran plegar  como una bolsa de plástico para luego retomar su forma original,  sustituiría las tablets, los ordenadores portátiles y los teléfonos móviles al proveernos de pantallas más grandes, rápidas, flexibles y transparentes; la misma secuencia del ADN podría ser estudiada a través de dispositivos biológicos fabricados a partir del grafeno.

La revista Quo, en septiembre de 2010, estaba convencida de que el grafeno multiplicaría la capacidad de comunicación inalámbrica, y la revista Science, en octubre del mismo año, publicó que Samsung, había desarrollado una pantalla táctil de grafeno.

Quo matizó que las futuras pantallas táctiles plegables tendrían circuitos invisibles.

A estas sorprendentes ventajas, insistía Quo, se le sumaban la velocidad de cientos de gigahercios cuando en los ordenadores de nuestros hogares es de 3, su uso en microprocesadores y células solares, en la fabricación de sensores para detectar hidrógeno y realizar tests genéticos para embarazadas, en la de detectores de infrarrojos para  ayudar a fabricar cámaras de visión nocturna y hasta en la fabricación de Chalecos antibala pasando a ser más finos, menos pesados y más resistentes que el diamante.

Se daban los pasos para que el coltán comenzara a desaparecer como polo exclusivo en el campo de la alta tecnología y como fomentador de los conflictos de sangre, apareciendo una nueva forma de dominio global por, sin duda, la notable ausencia de competencia en la posibilidad de producir artificialmente, en los países y laboratorios más avanzados del mundo, el Grafito, una de las 14 materias primas fundamentales para la UE y origen esencial del grafeno.

Si las expectativas sobre el grafeno se cumplen, se convertirá, por años, en el nuevo motor mundial.

Principalísimas empresas e instituciones ya apuestan por este material, entre ellas: Oxford Instruments, Samsung C&T Corporation y Repsol y, el mismo presidente Barak Obama ha reconocido en la Casa Blanca, con el premio Early Career Award Presidencial 2013, a 102 científicos jóvenes, 20 fueron financiados por el Departamento de Defensa de EE.UU., uno de ellos fue el Dr. Jeremy T. Robinson, del Laboratorio de Investigación Naval, quien desarrolló materiales basados en el grafeno.

La Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos publicó en febrero de 2012 que el grafeno estaba siendo estudiado por la empresa, con sede en Maryland, Vorbeck Materials Corp.

Las investigaciones de esta empresa sobre materiales hechos con grafeno para baterías de vehículos eléctricos, ordenadores o teléfonos portátiles,  permitirían que las cargas de horas se realicen en minutos.

Trump, el nuevo populista.

Trump, el nuevo populista.

Todavía en América Latina y el Caribe (ALC) hay personas que creen que las palabras de Trump como llegaron, se las llevará el viento o, que algún halago que hizo a Hugo Chávez es suficiente escudo protector contra sus impredecibles arremetidas.

Ya como presidente le dijo al mundo que cumplirá sus promesas y que hará cosas increíbles, nadie sabe a qué cosas se refirió y si esas cosas increíbles pudieran perjudicar a terceros.

Lo que debemos esperar del nuevo presidente es casi imposible leerlo en un análisis internacional, quizá lo más acertado sería pensar de manera más sencilla; en el cómo es el hombre que ahora manda la nación más poderosa de la tierra, pensar en términos tan simples como si lo hiciéramos sobre un conocido o sobre nosotros mismos, preguntándonos cuántas veces hemos dejado de cumplir nuestros compromisos, cuáles fueron las consecuencias de ello y las razones que nos empujaron a comprometernos.

De momento, Trump no pagó impuestos y se le descubrió y, según la revista Newsweek en 1998 Trump trató de establecer negocios en Cuba pese a las prohibiciones impuestas por Estados Unidos.

Si uno de  nosotros tampoco ha pagado sus impuestos y Hacienda no lo ha pillado, la primera respuesta a esa acción debería ir por el cómo se ha sentido después de dejar de pagar y después de que no le pillaran  o, después de que le llegara la carta obligándole a cumplir como ciudadano; también debería cavilar sobre cuántos negocios “por debajo” ha hecho en su vida y cuánta satisfacción esa clase de decisión le ha reportado.

Trump llama a su gente, los ciudadanos de Estados Unidos para la gran iniciativa de reconstruir los Estados Unidos y redefinir el rumbo del mundo, en buena lid deberíamos de entender que está incluyendo tanto a los mexicanos que tienen la green card como a los políticos y empresarios corruptos norteamericanos. Una propuesta embarazosa e impropia.

No es un discurso de derechas, de izquierdas o centrista, tampoco es un llamado a la autarquía; más bien todo sugiere que Trump evoca al nacionalismo, al proteccionismo y al aislacionismo de unos millones de estadounidenses contra lo establecido en Norteamérica y en el mundo. Toda una contradicción que se argumenta, como lo hacía el líder venezolano, transfiriendo el poder al pueblo.

Ahora en los EEUU un despacho de abogados planea demandar al Presidente Trump por entender que sus intereses económicos pueden violar la Constitución porque pudiera estar recibiendo dinero de distintos gobiernos extranjeros al no haber renunciado a la dirección de sus negocios. Incluso su reciente visita a la CIA en Langley, Virginia, fue catalogada por los mismos espías americanos de “incomoda”, sus anteriores palabras donde culpabilizaba a este centro de inteligencia de la guerra en Irak no cayeron en el vacío.

Trump se está enfrentando a todo tipo de oposición, un millón de personas salieron en EEUU a decir que no están de acuerdo con su estilo y los principales medios de comunicación no se muestran muy identificados con la forma inquisitorial en la que el presidente les ha tratado. Es, como dicen en Venezuela, todo un “papelón” el que tiene el presidente; pero ese es el Trump al que muchos adoran y esperaban, satisfaciéndose – los acólitos – de las declaraciones de Tillerson sobre Venezuela queriendo una “transición” a la democracia, porque así los revolucionarios no deben esperar nada bueno de esta administración.

ALC no es un monolito homogéneo, Brasil y Argentina comienzan a destacar como amigos de viaje de Trump y con ello los bolivarianos y castristas comienzan a quedarse solos; una excusa que Venezuela puede utilizar para reactivar los descreídos conceptos de guerra económica y de la segura invasión y, Bolivia la necesaria reelección de Morales como presidente; todo vale para evitar la ruptura socialista regional.

Sin embargo, siendo ALC un espacio natural de América del Norte, Israel, Irán, Arabia Saudí y Rusia, parecen importar más que el derrocamiento del socialismo del siglo xxi. Esta conocida apreciación pudiera desmontar el tema de la invasión.

No obstante aquello dicho por Trump, el ser amigo de sus amigos, obliga a saber, no a quiénes conoce y cultiva en su círculo de amistad, sino qué reglas de juego han tenido que jugar para estar en ese selecto grupo de compañeros y, con ello, si el paralizado referéndum venezolano le importa  mucho o poco a Trump.

Cuando el hombre de color naranja dice que en su país los políticos y la élite económica han prosperado pero que las fábricas han cerrado y los empleos (con una tasa de paro del 4.6%) se han ido, exige reflexionar qué opinión tiene sobre la informalidad, el subempleo y el débil crecimiento del empleo asalariado en países como Argentina, Brasil, Chile, Panamá, Paraguay y Perú, con un crecimiento menor al 1%, o donde el número absoluto de ocupados se contrajo (CEPAL 2014).

Habría que reflexionar también si el proteccionismo que busca es la alternativa más saludable para el mundo; para el expresidente uruguayo, José Mujica, esa política puede repercutir en el comercio mundial por el poder económico estadounidense, llevando a una mayor y nueva diversificación de fuentes compradoras, entre ellas, Europa; otros especialistas creen que con la nueva política comercial EEUU puede dejar de dar empleo a unos 4 millones de personas y llevar al mundo a una nueva recesión en 2018.

Sin embargo el cuadro ejecutivo del presidente ante estos razonamientos está imponiendo el  nosotros primero, importándole poco las consecuencias que este aislacionismo mesiánico pueda traer a su país y al mundo.

Resulta curioso que el populismo, hasta hoy considerado patente de los países no desarrollados, esté arrugando al mundo.

Todos sabemos que cualquier país, incluyendo USA, quiere excelentes escuelas, más seguridad vecinal, menos pobreza, menos crimen y menos droga. Trump no descubrió nada pero con ello ganó porque el mundo está descontento.

Lo lamentable de este nuevo populista es que no dijo nunca qué haría con la venta de armas menores en su país y que con Obama la tasa de paro cayó desde 2009 cuando estaba en el 9.3% a la de hoy, 4.6%.

Se queja Trump de que muchas empresas extranjeras se han hecho ricas explotando a las estadounidenses y que el ejército americano está mermado; es algo paradójico decir ambas cosas cuando él ha tenido éxito explotando el no pagar impuestos, se vanagloria de ser multibillonario y, cuando EEUU en 2016 vendió 209.7 billones de dólares en armas, manteniéndose como el principal proveedor mundial. Se estima que Norteamérica  gasta 600 mil millones de dólares en su ejército.

Trump quiere un mundo con más armas y empresas estadounidenses, con más estadounidenses dentro y más inmigrantes fuera; es su política de priorización de intereses, desentendiéndose de mensajes como el del presidente de Wanda Wang Jianlin advirtiéndole (en alusión a la salida de EEUU del Tratado Transpacífico) que tiene diez mil millones de dólares de inversiones en Estados Unidos y más de 20.000 empleados allí que no tendrían nada que comer si las cosas se manejaban mal.

Trump asegura no querer imponer el estilo de vida norteamericano, pero dice que quiere ser un ejemplo que resplandezca y que sólo firmará o reforzará alianzas comerciales y contra el terrorismo islámico radical.

Remarca “terrorismo islámico radical”, estigmatizando lo islámico y dando libertad de pensamiento a que exista un terrorismo no radical e incluso un terrorismo occidental más entendible. Otra de sus incongruencias.

Su aislacionismo, bajo el paraguas del proteccionismo y la imprevisibilidad, también le ha ayudado a decir que un país solo vive mientras lucha. ¿A qué lucha se refiere y contra quién/es la hace o hará?, ¿por qué insiste en decir que no se puede permitir que alguien te diga que algo no se puede hacer?, quizá porque quiere construir el nuevo muro de las lamentaciones.

Pareciera que el discurso de Trump, como el del difunto Chávez, es simple, directo y como tal lleno de contradicciones, pero no es tanto como luce; hoy ya se está cuidando de las reacciones populares porque desde un primer momento todo indica que eso  de ser presidente por 8 años lo tendrá casi imposible.

También, quizá, por ello ahora recuerda que la sangre de los soldados estadounidenses es roja sin importar el color de la piel, pero no habla de la religión cuidándose de lo que dijo en julio de 2016 contra un capitán musulmán estadunidense muerto en Irak.

Bajo ese cúmulo de contradicciones y despropósitos, ALC se encuentra descolocada; en Davos el ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne, destacó que una década de populismo golpeó la economía del país e hizo crecer la pobreza, y que el experimento de evitar la competencia no fue bueno para Argentina; Nicolás Maduro, en Venezuela, le llamó persona llena de odio generadora de locuras contra los latinoamericanos y el mundo. Debemos entender que estos dos países no reúnen los requisitos del concepto de amistad de Trump.

El martes 24 de enero salió la noticia de que el miércoles 25 Trump ordenaría la construcción del muro mexicano y de leyes que impidieran la inmigración a ciudadanos de África, Oriente Medio y Siria. A todo ello le seguiría la deportación de 11 millones de inmigrantes indocumentados, desentendiéndose al igual que el caso Wanda, de los más de 69.200 millones de dólares anuales que en forma de remesas son enviadas por inmigrantes a países como México, El Salvador, Colombia, Guatemala, Honduras, Jamaica, Nicaragua o República Dominicana (BID2008), (otros datos estiman que desde EEUU salen al año (2013) 53.800mm$ a ALC) o, del multimillonario coste de esa construcción (25 mil millones de dólares), el mayor número de efectivos necesarios para vigilar el muro y la respuesta que México daría y, dio, cancelando la reunión con Trump el 31 de enero. Trump asusta menos al mundo que a sus empleados.

Si Trump descuida a ALC, otros están dispuestos a invertir en ella, China, Rusia o la Unión Europea ya se encuentran como principalísimos aliados económicos, sin olvidar, como se ha dicho en la V cumbre de CELAC, a la India, Corea y Turquía.

Aunque Trump no entienda de política, perder a Brasil, Argentina, al mismo México, bloquear la reciente apertura cubana y endurecer las relaciones con Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador, le llevaría a desaprovechar su poder de disuasión e influencia económica, dejándole como única salida – parece ser lo que quiere – el someter al mundo a través de las fuerzas armadas más poderosas de la tierra.

Trump no es el único antipolítico ganador de unas elecciones con los votos de los descontentos, incluidos los latinos; pero mientras él es un separatista, ALC busca afanosamente la inclusión para la defensa económica internacional. Esto no parece entenderlo el nuevo presidente y por ello ha saltado al ruedo romano obligando a todos a aceptar su amistad, una que obliga a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de America del Norte (NAFTA), que Estados Unidos firmó con Canadá y México e imponiendo un arancel del 35% a las importaciones provenientes de México.

Sobre la decisión de aplicar los aranceles mexicanos o chinos, habrá que ver si la nueva administración los generaliza o delimita para potenciar nuevos acuerdos, Venezuela debería estar pendiente porque su economía se mantiene en el orbe del americanismo con un 20% de sus exportaciones petroleras.

En todo caso la decisión de Trump no favorecerá a todos y, a quién lo haga, algo deberá dar a cambio.

Frente a esta nueva política exterior, las respuestas desde ALC han sido de qué hacer o cómo este hombre puede beneficiarles, quedándoles claro que importar mercancías les costará más que lograr su industrialización.

Al final, Trump no está solo y por más que quiera, su mismo partido sabe que tiene en juego su imagen y con ella, los votos de 2020 y esa es una traba clave para poner en práctica las decisiones de Trump.

Los republicanos no deberían arriesgarse a una ALC enemiga, a un desajuste de apoyos económicos a procesos como el de la paz colombiana  que para 2017 tiene aprobado un apoyo de 450 mm$ y que luce menos oneroso que una mayor intervención en la política de Venezuela, aunque Trump haya dicho que Hugo Chávez lo que hacía era preocuparse por el pueblo venezolano.

Lo que parece cierto, después de los primeros días de gobierno, es que Trump está haciendo trizas el concepto de capitalismo que según los especialistas había comenzado a reinventarse por no haber sabido responder a las necesidades mundiales.

Al final de todo, también parece cierto que la política del buen vecino tampoco está considerada por el hombre del copete anaranjado, México ya lo sabe.

participa@latinpress.es

Trump y el socialismo latinoamericano

Trump y el socialismo latinoamericano.

Después del desafinamiento de la revolución cubana con Obama, todo sugiere que con Trump el aguerrido espíritu revolucionario castrista puede resurgir.

Una especie de derechización se está sucediendo en el primer mundo, el Brexit, el triunfo de Rajoy en España, el auge de la extrema derecha en Austria y Francia y la huida de Hollande después de no ser capaz de cumplir sus compromisos de izquierdas, han dejado al socialismo internacional desprestigiado.

Pareciera que el mensaje global del capital sobre el bienestar social ha calado y es creído no sólo por la parte más próspera del mundo occidental, las clases trabajadoras, las menos favorecidas, fueron las que llevaron al poder a Trump.

En América Latina, Argentina dejó la estela del socialismo y hace unos días Venezuela fue expulsada de Mercosur con la firma de Brasil, Uruguay, Paraguay y Argentina.

El discurso y los escudos de defensa mediática de la izquierda no encuentran el camino  de la credibilidad y ahora con la política exterior de Trump tienen pocas salidas, una de ellas será la de comportarse como la parte débil del establishment, la otra crear nuevos bloques internacionales haciendo un profundo estudio sobre la calidad de sus discursos y el marxismo de hoy.

Para la política de andar por casa el socialismo se ha plegado al poder del gran capital mundial y es incapaz de presentar un ejemplo valido a seguir.

América Latina y el Caribe (ALC) saben que hoy existen países que conocen lo que es ser más ricos que hace unos 20, 30  o 40 años, países que profesaron el comunismo; Taiwan o Korea del Sur son un ejemplo de ello y nada sugiere que quieran regresar por la senda andada.  Ello también desglobaliza al socialismo latinoamericano.

Con Trump la Latinoamérica socialista debe esperar un Estados Unidos más hostil no sólo hacia los emigrantes mexicanos, debe prepararse para hacer frente a un poder excluyente.

Con la nueva política exterior norteamericana ALC debe prepararse para el regreso a un patriotismo con infinita  más fuerza del que explotó Fidel, Raúl y Chávez, un patriotismo emanado de arriba hacia abajo,  sin máscaras, ni rubores, ni colores.

Sin embargo no se trata sólo del socialismo; Latinoamérica y el mundo deben esperar que todo aquello distinto a lo que Trump considere norteamericano será juzgado con los valores de ese país: la religión y el color de la piel, por ejemplo.

Trump está apostando por un EEUU mucho más rico y militarmente más poderoso, no quiere el papel de la supervivencia rusa o de los segundones europeos.  Apuesta por un patriotismo individualista frente a la pérdida de soberanía y el fortalecimiento de la tolerancia impuestos por el mismo globalismo capitalista.

Para Trump una América (USA) grande tiene que regresar a sus raíces cuando la inmigración venía del norte, una América blanca; una especie de proteccionismo al estilo británico.

Frente a esa política individualista, Venezuela, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Bolivia enfrentan una izquierda globalista incluyente pero envejecida.

Como el fallecido Chávez, Trump se siente predestinado a proteger a los suyos y a su país, se siente obligado a velar por los intereses norteamericanos. Para él no se habla de racismo cuando dice lo que ha dicho y cuando quiere hacer lo que ha dicho que quiere convertir en realidad, aunque sea una realidad desintegracionista con los que vienen de México a pesar de que algunos sean gente buena.

En cuanto a la política laboral, Trump ya ha mostrado sus cartas, no está dispuesto a perder ningún empleo en Norteamérica en beneficio de terceros,  la ha iniciado con Carrier en detrimento de México y la ha continuado amenazando al mundo empresarial que pretenda marcharse del suelo estadounidense para luego revenderle sus productos a los EEUU.

El otrora patio trasero debe saber que no habrá distinción alguna y que se verá obligada a impulsar su industria y a esperar menos inversiones y desarrollos tecnológicos. Una difícil tarea la de Trump y para el mundo.

Esa política de Trump está atada a sus preocupaciones por recuperar y proteger las economías familiares y la grandeza de antes, le importa poco que le llamen populista, sabe que no está solo en este andar, otros también quieren preservar su cultura, en Europa se rechaza de plano el burka, el burkini y el velo, por considerárseles símbolos de la radicalidad musulmana, además se le paga a Turquía para frenar la inmigración.

A Trump le importa un bledo el que sus amigos republicanos sientan en peligro su futuro político, el hombre naranja no es demócrata ni republicano, es un ultraconservador del status y de la identidad de Norteamérica, si por él fuera, aplicaría el USAXIT económico, social, religioso y político.

ALC no es vista por los estadounidenses como exportadora del terrorismo internacional, lo que no sucede con los inmigrantes musulmanes de Oriente Medio, pero Trump ha exacerbado el sentimiento comedido y ha logrado una división en el seno de su sociedad; todo bajo la pretendida amenaza a la seguridad y a la prosperidad nacional. Por ello para los seguidores de Trump el único motivo de lucha es el de mantener su statu quo, su clase social y sus costumbres. Dentro de esta defensa,  todos los que intenten cambiar esos valores serán rechazados.

Con el nuevo presidente la oposición nacional e internacional no necesariamente será de izquierdas, no sería extraño ver que la socialdemocracia y la izquierda más radical se acercaran y los del centro derecha también. Todos, considerándose moralmente superiores, incluso Trump.

Para Trump los multibillonarios norteamericanos, la clase media y quien se ponga de su lado, que utilizaron el globalismo para incrementar sus miserias, bienes y fortunas, ahora están en la obligación de superarlas o consolidarlas bajo la tutela del individualismo, el proteccionismo y el patriotismo.

La pelea de Trump no es sólo contra México sino contra lo que los mexicanos han ido creando en Estados Unidos, no contra los que llegan ahora, sino contra todos los que subvierten los principios del hombre más poderoso de la tierra, no es sólo contra el color, también lo es contra las tradiciones y la lengua; ahí está el ejemplo del famoso periodista mexicano Jorge Ramos, expulsado durante una rueda de prensa mientras Trump le recordaba que trabajaba para un medio latino.

Trump ha decidido enfrentarse al mundo actual, a ese nuevo orden mundial que nunca nadie ha entendido de qué va;  saluda a Taiwán y regaña a China, abraza a Putín y reniega de ALC, tiene negocios en Turquía, en los Emiratos Árabes y proyectos en el país con mayor número de musulmanes en la tierra, Indonesia, y los rechaza públicamente.

El presidente está convencido de que hace lo correcto, de que triunfará, de que logrará que Rusia se convierta en su vecino favorito, desinteresándose si hay mucha o poca libertad de expresión o respeto los derechos humanos con Putin.

Está persuadido de que Rusia se plegará a la exigencia norteamericana del comercio y del ostracismo a quienes no les apoyen. Prefiere tener cerca a Rusia que lejos.

Todo eso es muy posible que lo piense Trump, pero ello no significa que lo mismo suceda con Putin, el presidente ruso quiere regresar al status de superpotencia y no busca ser visitado por su nuevo amigo bajo la égida del hombre más poderoso de la tierra.

Visto así, Trump pareciera estar dando inicio a un juego peligroso: regresar a ser el más fuerte, no realizar grandes inversiones fuera de su territorio, vender más armas y comprar las mínimas y, crear un escudo a la inmigración pero que sus ciudadanos sean respetados en el mundo. Un juego del poder económico que desde ya no parece vaya a tener éxito.

Bajo ese empeño, Trump menosprecia otros componentes claves del nuevo liderazgo mundial, la cultura, la innovación y los principios morales, todos mucho más duraderos que los que él pregona. No quiere  aceptar que hoy a EEUU le queda grande ser el guía del mundo. El poder económico y las armas se antojan incapaces de transformar a USA en lo que fue, además hay otros que tienen las mismas aspiraciones y posibilidades.

Trump quiere volver a intimidar al mundo, regresar a una especie de guerra fría, al ordeno y mando. Prefiere lo dicho por el poeta inglés John Milton: Reinar en el Infierno que servir en el Cielo.

Sus aspiraciones pueden llevarle al más puro despotismo internacional, convirtiéndole en fuente de inspiración para fuerzas extremistas como las inglesas, griegas y francesas. Trump puede crear un vacío en la seguridad y estabilidad mundial y del Medio Oriente y crear desconcierto en las relaciones entre Estados Unidos, Europa y la misma Rusia.

La satisfacción de Trump será colmada en detrimento del resto y en esa misma medida podrán aparecer países que reclamen su propia independencia de soberanía, el respeto a sus prioridades y en algunos casos, el atrincheramiento ideológico.

participa@latinpress.es

Fidel: La Historia le juzgará.

Fidel: La Historia le juzgará.

Fidel Castro pasará a una historia que él determinó como lo único capaz de juzgarle, de someterle al juicio mundial por haber intentado ser la parte antagónica más inteligente de los Estados Unidos y la resistencia más influyente del siglo xx.

La revolución cubana, como la bolivariana en Venezuela, ha obligado a los analistas internacionales a resaltar la profundidad del sufrimiento de los ciudadanos en otros países del mundo, la reflexión sobre la quimera del socialismo y la cruda realidad del capitalismo.

Con Fidel en vida la historia escrita fue cuestionada y con la muerte del padre revolucionario de Cuba, se volverá a escribir otra historia.

Criticó la opulencia sin que esta fuera una realidad, supo  que pocos hombres, mujeres y niños en el mundo la disfrutaban y, sin embargo el capitalismo ha logrado que todos nos sintamos parte de ella. Apoyó la educación y la convirtió en excelente

Pero esa historia no será escrita sólo por los cubanos, la creación del ALBA (2004 Cuba / Venezuela) como contraparte del Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) promovida por los Estados Unido, el bloqueo económico impuesto por Kennedy y las consecuentes operaciones secretas de propaganda, guerra económica, sabotajes, intentos de magnicidio, la creación y apoyo de grupos clandestinos, todo ello conocido con el criptónimo de Operación Mangosta (noviembre 1962), se harán necesarios valorar para juzgarle; también la salida de la OEA (1962) y su posterior aceptación de ingreso y el rechazo cubano en 2009 en San Pedro Sula (47 años después) y, la invasión de Playa Girón (1961), todo esto y más hizo de Fidel un hombre de la historia.

Hoy en 2016 todo continúa como lo dejó Obama, una revolución algo descafeinada y a la espera de Trump y sus valoraciones de si Raúl Castro representa o no los valores  norteamericanos y el terrorismo internacional al lado de Irán, Irak, Siria, Libia, Corea del Norte, Sudán y Venezuela.

La muerte de Fidel no tiene que suponer menos influencia del espíritu socialista cubano, el padre de la revolución cubana ocupó un lugar destacado en el teatro mundial donde era escuchado por el mundo entero, no obstante quizá fue más la resistencia de la revolución que los éxitos de ella lo que le convirtió en un hombre trascendente, en el latinoamericano más importante del siglo xx, junto al Papa Francisco.

La historia le deberá juzgar también por la carta de racionamiento y los privilegios a los burócratas y militares que recibían bonos en dólares para hacer sus compras en tiendas con precios especiales, por la fuga de más de 2 millones de cubanos y por la represión a los asistentes al funeral del cubano opositor Orlando Zapata.

Fidel lideró una revolución nacionalista, las heladerías, las peluquerías y las zapaterías fueron expropiadas porque eran expresiones del capitalismo más profundo, hasta ahí no llegó Chávez, los errores no se repiten.

Bajo esa política de nacionalizaciones, Fidel creó incertidumbre, miedo y dejó un país empobrecido, sin clase media e industrias, todo por el lema ¡Hasta la Victoria! ¡Siempre!.

En todos los lugares de la tierra se ha reconocido ese empobrecimiento económico cubano, pero nadie ha volteado la mirada al precio pagado por los cubanos por mantener la revolución digna durante 57 años, saliendo perdedores aquellos que apoyaron el bloqueo por miedo a ser multados.

En todos esos lugares recónditos nunca se ha creído que Norteamérica tuvo éxito en Irak, ni que llegara ahí para establecer la libertad. Esa parte de la historia, a miles de kilómetros de Cuba, también formará parte fundamental para juzgar a Fidel.

Cuba con 109.884Km2  y 11.2 millones de habitantes obligó a un país con 9.8 millones de kilómetros cuadrados y 320 millones de habitantes, a crear el Plan de Escudo aéreo de protección contra ella misma y Venezuela.

Ese plan no quería que la influencia ideológica de Fidel continuase expandiéndose  y con ello lograr una futura Cuba mejor avenida a un desarrollo gracias, según la  comentarista político haitiana Marguerite Laurent, a tener posibles reservas de petróleo de 941 millones de barriles junto con Haití, República Dominicana y Puerto Rico.

El hombre que llegó al poder por las armas en 1959, en agosto de 2010 le decía a la periodista venezolana Vanessa Davies, que la única manera de lograr el poder era divulgar la verdad, la realidad y la comunicación.

El hombre de la armas había cambiado y consideraba que la comunicación, antes exclusiva del imperio, ahora estaba en manos del mundo y, que era el mundo quien tenía el poder. Esa parte de su historia la hizo pensando en que el sometimiento con las armas del capital es efímero.

Esa nueva actitud ante el mundo fue el producto de una globalización económica y cultural, hoy pocos lo discuten, incluso el recién aparecido Trump sabe que es así y por ello irá contra lo que queda en Cuba de revolucionario.

Fidel fue un estratega ideológico que no disfrutó de la riqueza económica venezolana, en su lugar se impuso y lo logró solidarizar las fuerzas sociales cubanas y mundiales, consiguió el equilibrio entre el respeto a Cuba y el miedo a EEUU.

Abogó hasta el cansancio en la necesidad de una mejor distribución de las riquezas y las tecnologías disponibles y por la independencia en los estilos de vida y el consumo.

participa@latinpress.es

Trump un riesgo para ALC

Trump un riesgo para ALC

Como fue un error menospreciar la capacidad de influencia de los Castro y de Chávez, igualmente sería hacerlo con Trump.

En la política es frecuente ver que muy pocas promesas se cumplen, pero con ese pequeño porcentaje se suele mantener fiel al electorado, ese pequeño número de compromisos cumplidos siempre forman parte de las obligaciones irrenunciables.

Es muy complicado decir algo distinto sobre Trump, los mejores cerebros lo han dicho casi todo, pero como siempre cabe la aventura, me he metido en ella apostando a que el hombre color naranja, como nosotros, sabe que vive en un mundo donde la credibilidad pasa por sus peores momentos y, por ese solo ejemplo vale la  pena intentar dejarlos a un lado.

La credibilidad es esencial en la vida del día a día, pero en la política es un plus; por ello las promesas tienen poco terreno para las improvisaciones, lo frecuente es que debajo de ellas se encuentra todo un sustento ideológico acompañado de un montón de dinero.

Trump ha dicho que no está para intervenir en formar o quitar democracias y América Latina y el Caribe (ALC) ha respirado, sin embargo el ya presidente mundial también ha dicho que será bueno con aquellos que lo sean con los Estados Unidos.

¿Dominando el Senado y el Congreso, quién, además de USA, puede asegurar qué es lo bueno o lo no tan bueno para la seguridad nacional del decadente imperio? Las respuestas las darán a corto y medio plazo los Castro, los herederos de Chávez, Morales, Ortega, Correa y sin ir más allá, Peña Nieto.

El daño está hecho y aunque Chicago, Los Ángeles, Nueva York, San Francisco son algunas de las ciudades santuarios (amparo a los indocumentados), también, paradójicamente, la ciudad donde vivirá Trump, Washington D.C, las patrullas antiinmigración de Miami han comenzado a pedir papeles a aquellos con ojos pardos y se está haciendo frecuente verles delante de las casas de hispanohablantes, también se está haciendo frecuente ver a norteamericanos insultando a niñas y jóvenes mexicanos en colegios y lugares públicos.

Una especie de envalentonamiento se ha readueñado de la policía sureña y de la población racista y no sería nada raro que en Arizona intentaran aplicar, una vez más, con todo su vigor la ley xenófoba SB1070.

A Trump hay que creerle, es la mejor opción que existe, por ello ALC corre un alto riesgo cuando se aferra al no intervencionismo norteamericano; Estados Unidos se retrató el 8 de diciembre con unos 62 millones de personas respaldando una América más fanática, más proteccionista y más imperialista.

EEUU está dando con Trump sus últimos pataleos como única gran potencia y perder, aunque se sepa perder, a nadie le gusta.

Pero entre todas las cosas inquietantes, hay una que llama la atención a los que se empeñan en analizar las cosas de la política latinoamericana de hoy: la falta de los gritos aguerridos de los revolucionarios Maduro o Morales.

Los 11 millones de deportaciones que el nuevo presidente dijo que haría, no es una cuestión de una nacionalidad; México ha sido profundamente herido y nadie de ALC ha levantado la voz para decirle a Trump, Yankee Go Home.

Ahora los revolucionarios lucen como si con Bush cabían los insultos, con Obama los gritos y con Trump el silencio, no vaya a ser que lo que haya dicho lo cumpla.

Trump ha gritado hasta la saciedad Make America Great Again, un grito que lleva implícito el mensaje de la vulnerabilidad norteamericana y el  irrespeto a quien se meta con ella.

América Latina y el Caribe, si Trump pone toda la carne en el asador, tienen varios números comprados para reconvertirse en el patio trasero y permitir reactivar la política Monroe de  América para los americanos.

Sin duda que el nuevo presidente imperial no tiene un pelo de tonto, sabe que EEUU no es el de antes y que China, Rusia o Brasil tampoco, que de momento Europa ya se ha plegado a su grito de guerra y que Obama se marcha pidiendo una oportunidad para los republicanos aunque reconociendo que en el tema comercial pueden surgir problemas con Chile, México y Perú y que gobiernos “represivos” como el de Venezuela siempre fracasan.

LA DESACELERACIÓN TOCA FONDO EN LATINOAMERICA

El último informe de Tendencias publicado por el Instituto Gauss sobre las perspectivas de Latinoamerica sobre el tercer trimestre de 2016 el ritmo de contracción del PIB se suavizó en parte por las menores dudas sobre China y por el escaso impacto del Brexit. Incluso la entrada de capitales se ha recuperado apoyada por la mayor relajación de la política monetaria en los principales Bancos Centrales del mundo, lo que ha aumentado la liquidez. Aún con todo, la previsión de crecimiento para este año se revisa 0,2 pp. a la baja debido principalmente a que, en Argentina el proceso de ajuste económico está impactando sobre la economía más de lo inicialmente previsto; y en México la actividad sigue vinculada al aún débil ciclo industrial de EE. UU.

Si bien la recuperación comenzará en la segunda mitad del año, no será hasta 2017 cuando veamos un ritmo más rápido de avance llegando a registrarse un crecimiento próximo al 2%. Esta tendencia vendrá apoyada sobre todo por el sector exterior, que se beneficiará de las fuertes depreciaciones pasadas del tipo de cambio, un mayor crecimiento global y el gradual aumento del precio de las materias primas. Todo ello en un contexto donde las condiciones de liquidez seguirán siendo favorables, aunque estarán muy vinculadas al proceso de normalización de la política monetaria en EE. UU. latinoamerica

La geoestrategia o la economía latinoamericana.

La ideología y la geoestrategia.

Muchos coinciden en que el escenario  político actual se dirige a un mundo dominado más por un poderío multipolar que por la existencia de un gran imperio.

Mientras se llega a ese momento, otros opinan que las máximas prioridades de las grandes potencias, a corto, medio y largo plazo, giran sobre la estabilidad económica y modernización de sus fuerzas armadas.

Al lado de los grandes, están los países medianos, los pequeños y el resto; la inmensa mayoría interpretando la situación mundial con diálogos occidentales.

Entre esos pequeños se encuentra América Latina y el Caribe (ALC), discutiendo y esforzándose por mantener, con carácter de esencial, el estatus geopolítico, así se lo venden a China, Rusia, Europa y los Estados Unidos.

Venezuela con el petróleo, Ecuador con el petróleo y la agricultura, Bolivia con sus productos agropecuarios y el gas y Cuba con su cercanía a Key West, son ejemplos de una estrategia que no coincide exactamente con las que exigencias  de hoy de las cuatro potencias señaladas.

Si se acepta la prioridad de la estabilidad económica y la seguridad nacional sobre la situación geográfica e ideológica, los gritos de Nicolás Maduro, Rafael Correa o de Evo Morales carecen de sentido y, lo adquiere la existencia del petróleo, la agricultura o el gas.

Otro ejemplo, aunque más distante, fue el acuerdo entre EEUU, Europa con Irán sobre la limitación del programa nuclear persa a cambio de un levantamiento de las sanciones en 2015 y la venta libre de su petróleo al viejo continente.

En marzo de ese mismo año Barack Obama declaró que Venezuela igual que Siria, Yemen, Somalia o Birmania, amenazaba la seguridad nacional estadounidense; Caracas rechazó de plano la acusación imperial  y llamó a consultas al encargado de negocios en Washington. Sin embargo hoy aunque el intercambio comercial entre ambos países ha caído, se mantiene sobre los 17 mil millones de dólares al año según la Cámara Venezolano Americana de Comercio e Industria, mientras que  Deutsche Welle (DW) ha publicado que el 20% del petróleo venezolano va a Estados Unidos y el 60% a Asia (China recibe el 40% e India el 20%).

Rosneft, la mayor empresa de petróleo de Rusia firmó con Petróleos de Venezuela (PDVSA) un contrato en 2014 para comprar 1,6 millones de toneladas de petróleo y 9 millones de toneladas de derivados de crudo venezolano en un plazo de cinco años, éste era el segundo contrato de compra de petróleo de Rusia a Venezuela. Rosneft  también tiene intereses en Ecuador, Cuba y China.

Todo indica que los acuerdos económicos van por un lado y, los ideológicos y geoestratégicos por otro.

Bolivia exporta sus productos a Brasil, Argentina, China y Estados Unidos, y Rusia se ha mostrado interesada en su gas para formar (luego desmentido) junto a Venezuela un cártel; además Gazprom se ha comprometido a extraer gas boliviano hasta por lo menos el año 2040.

Con Ecuador sucede otro tanto y sus exportaciones hacia los Estados Unidos, China, México o Panamá. Con Gazprom, Ecuador se ha mostrado interesado en crear alianzas con las empresas locales como Petroamazonas y, contar con préstamos de Rosneft.

El ser díscolos ha venido filtrándose como los grumos de café, al final el dólar continúa mandando en esta parte del mundo.

La estabilidad económica.

Obama no ve necesario y no quiere llevar a cabo operaciones militares directas contra Maduro o Morales; Bolivia nunca ha sido considerada peligrosa para los EEUU aunque sí como incumplidora de los acuerdos antinarcóticos internacionales.

En cuanto a Ecuador, su presidente Rafael Correa acusó a Washington (abril 2015) de intervencionismo al solicitar al Congreso recursos para “defender la libertad de expresión” en Cuba, Venezuela, Ecuador y Nicaragua.

Cualquier presidente norteamericano sabe que basta con acudir al Congreso y esgrimir la necesidad de apoyar la seguridad nacional, con ella en el tablero caben todas las operaciones posibles, pero hoy la estabilidad económica prima y en ella la ideología es una especie de ornamento curioso.

Muchos hemos esgrimido la eventualidad de utilizar la estrategia de la intervención directa en ALC, pero hoy las reminiscencias de Irak, Siria, Libia y Afganistán descartan esa posibilidad. No obstante, nada garantiza la paz regional porque no existe un límite que diga cuándo termina.

El sólo hecho de solicitar apoyo al Congreso norteamericano para mantener la seguridad estadounidense, es una señal de fuerza, derecho arrogado e intranquilidad universal.

Para los Estados Unidos de lo que se trata no es el “inmiscuirse” sino el cómo hacerlo y, a nadie escapa  que lo está haciendo en el mundo.

Venezuela ha venido teniendo presiones, antes y después de la paralización del referéndum, desde La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) y de la misma OEA; esas exigencias le dicen al mundo que las vías diplomáticas también se agotan y, sucedido ello el asumir ser la policía del mundo es una alternativa.

Cuba ha podido ser el gran error latinoamericano de los Estados Unidos, permitiendo la existencia de un vacío de poder y la formación de líderes regionales igual de extremos. Pero Cuba como Panamá ya fueron invadidas, ahora toca una nueva política hacia los Castro: la de los hoteles cinco estrellas, internet, mayor apertura comercial y el turismo regular desde los EEUU. Este moderno desembarco no eliminará la revolución, pero limitaría su avance, disminuirá su amenaza y desarticularía al socialismo latinoamericano.

Además, un ataque directo en la región – con fuerzas militares, especiales o no – interrumpiría de cuajo los acuerdos comerciales con Europa, China y Rusia; una situación que podría verse solventada con acciones rápidas y a pequeña escala.

Otro elemento que frenaría, de momento, esta entrada directa, es la presencia del gigante brasileño y sus intereses en la zona; una desestabilización en Venezuela, Bolivia, Nicaragua o Ecuador no parece inteligente ni la mejor elección.

Entonces, ¿en qué pararán estos díscolos latinoamericanos?, no hay una única respuesta, más bien existen sospechas de que las colas venezolanas han sido provocadas para desestabilizar el país con el mayor recurso petrolero mundial y, que ningún país latinoamericano se atrevería a atacar al vecino, ello es muy improbable y EEUU lo sabe.

Paz consolidada y vecindad.

El tema central es, cómo evolucionarán Morales, Maduro, Correa, Castro o Daniel Ortega y, hacia dónde será esa evolución.

Hoy parece descartada toda insurrección civil en la región, la paz se ha consolidado y la pobreza ha caído como nunca se había conocido; con esos éxitos ha surgido la autoestima de no seguir siendo el patio trasero de un país que luce menos fuerte.

Por otro lado, ALC ha venido fortaleciendo no sólo sus vínculos económicos, los históricos están siendo utilizados como un solo bloque de poder, ayudando a caracterizar la zona como de muy homogénea a la hora de negociar con los grandes países desarrollados.

En ALC no existen grupos extremos como en el mundo árabe y la polarización social venezolana ha menguado al perderse parte del apoyo abrumador al socialismo del siglo xxi; en Bolivia, Morales ya tiene fecha de caducidad, 2020.

Luego, si el próximo escenario será el del mundo multipolar, entonces ¿Estados Unidos está viviendo sus momentos de decadencia?; es posible, como lo es el de la aparición de China y su industrialización y una mayor presencia rusa en el mundo de la seguridad mundial y espacial.

Estados Unidos hoy debe competir incluso en la venta de sus vehículos como ha indicado el sociólogo Immanuel Wallerstein, lo que supone que su poderosa economía ya no lo es tanto  y requiere que países grandes, medianos o pequeños se conviertan en mayores y mejores socios. En este caso entra de nuevo ALC, con ella bajo su orbe, la hegemonía puede mantenerse mucho más tiempo.

Diálogos occidentales.

Los líderes mundiales, salvo contadas excepciones, se han occidentalizado en cuerpo y alma, las alternativas son escasas y nada alentadoras, el presidente norcoreano, Kim Jong Un está aislado y quienes en un momento intentaron ser autosuficientes y contestadores, salvo Siria, ya no existen y, es más que probable que si viviese Hugo Chávez, la situación actual de Venezuela fuera la misma, nada hace pensar lo contrario. Los héroes no existen.

ALC hoy apuesta por su historia y geográfica, apoyadas por sus recursos naturales; pero China, Rusia, Europa y EEUU, poco interés tienen en ello, salvo los beneficios económicos que puedan obtener, así que una crisis regional en nada ayuda a la prosperidad de los grandes y tampoco a la de los pequeños.

La fuerza económica de Estados Unidos en ALC se mantiene y la vinculación por aquello de ser americanos también une,  pero las “consideraciones” son fundamentales cuando se habla de los intereses de los nuevos centros mundiales económicos chinos y rusos; consideraciones que se transforman en preocupaciones insalvables para los EEUU, además de reconocer que tiene millones de latinos trabajando en los EEUU y ocupando puestos claves incluso en la política.

AVANCES Y REVESES DEL PROCESO DE CONSTRUCCIÓN DE PAZ EN COLOMBIA

Conseguir la paz siempre es complicado y en Colombia parecían a punto de lograrlo, sin embargo, el NO fue mayoritario en el plebiscito celebrado el 2 de octubre.

Según recoge el último informe de Tendencias de Colombia publicado por Cesla, pese a la derrota política, la coyuntura actual obliga a sus responsables a abrir un proceso de concertación y dialogo que esclarezca los beneficios inherentes a la Paz. Las previsiones apuntan a que el PIB potencial podría incrementarse casi tres puntos y la mejora en la confianza acompañaría el crecimiento en el consumo de los hogares (por encima de los dos puntos porcentuales) y podría quintuplicar la inversión. Muchos son los sectores económicos que se beneficiarían del nuevo contexto, desde el sector agropecuario, industrial, turismo y el sector de la construcción, que vería con buenos ojos el nuevo escenario debido a las necesidades de infraestructura que surgen una vez cesa el conflicto. Está claro que la verdadera paz requiere de proyectos y de recursos suficientes que permitan crear las nuevas condiciones que demanda el país, no obstante, el acuerdo es asunto de todos.

Por otro lado, la concesión del Premio Nobel de la Paz a Juan Manuel Santos, supone el apoyo de la comunidad internacional al proceso de paz con las FARC. En este tipo de procesos no se puede dejar de lado el sentimiento de las victimas que no siempre entienden que los causantes de su dolor sean perdonados, reinsertados e inclusos premiados económicamente.

¿Qué opinas tu sobre el proceso de paz en Colombia? Danos tu opinión

proceso-de-paz-en-colombia