El Coltán y El Grafeno


El Coltán y El Grafeno

Entender que el uso de minerales, en conflicto o no, especialmente en las telecomunicaciones, tiene como objetivo la  homogeneidad social a través de la información, sería ingenuo.

Es el beneficio económico, primero, y la exportación de modelos culturales, después, a través de las telecomunicaciones, dos de las razones que se necesitan para la existencia de grupos de interés que, a favor de las circunstancias que se puedan dar en un momento dado, convierten a unos como a otros en adversarios o  defensores de una determinada conducta, no es difícil pensar en Estados Unidos, Cuba, Venezuela, Korea del Norte o Inglaterra.

Desde siempre los Estados y las empresas se han comportado como ejecutivos de la voluntad popular pero también, desde siempre, entre la teoría y la práctica el trecho ha sido muy grande.

En el 2000 un minero de la República Democrática del Congo (RDC) podía ganar 4 dólares por un kilo de coltán; en ese momento, en el mercado internacional, el mineral se vendía por unos 600 dólares. A principios de 2014 se estimaba un precio de mercado de 500 dólares americanos por kilo y de 10 al minero.

En las periferias de las minas de coltán, diamantes, cobre o cobalto, se ha creado una hueste de desclasados; la Extractive Industries Transparency Initiative declaró que en 2012 en la RDC unos 2 millones de personas trabajaban como mineros artesanales; la presencia de empresas  chinas era considerada como normal.

El portal venezolano La Revista Minera  publicó en mayo de 2012 que China extendía sus intereses sobre el coltán y se mostraba entusiasmada en negociarlo con Colombia.

El mundo ya conoce que el coltán es otro registro de la explotación humana, por ello  lo que a todos debería quedarnos, después de haber leído este resumen sacado del libro El Mundo de los Perversos, es la necesidad de transparencia de un sistema mundial pensado por y para los más malos, los perversos.

No hay trampa en lo dicho y nadie se encuentra perdido en el conocimiento sobre el coltán, pero unas pinceladas sobre este producto son oportunas: de la contracción de la columbita (óxido de niobio) y la tantalita (óxido de tántalo) se obtiene el coltán, un mineral fundamental en el desarrollo de la telefonía móvil, ordenadores, videojuegos, armas inteligentes teledirigidas, implantes biomédicos, industria aeroespacial, pantallas de plasma, Gps, videoconsolas,  Mp3 y Mp4, cámaras de fotos,  juguetes electrónicos, satélites, chips electrónicos, Pdas, controles remotos…

La alta capacidad de almacenar y liberar energía cuando se necesite y el mantener su composición a elevadísimas temperaturas, ha permitido que este mineral sea considerado como estratégico incluso en la Estación Espacial Internacional.

Estas ventajas han logrado que sobre el buen juicio se imponga la menor inversión al tiempo que ha crecido la mayor explotación del hombre y el beneficio económico: los mineros de pico y pala siempre han sido poco caros y obedientes.

La misma Revista Minera publicó en septiembre de 2009: “Como dato adicional, en Abril del 2008 un kg de coltán se vendía a pie de mina por unos 16,80 euros. En navidades del 2008 la multinacional Sony disparó este precio hasta 375 euros el kg. Necesitaron ingentes cantidades de mineral para poder satisfacer las necesidades de demanda de su producto estrella el Play Station… 2, 3 y 4…”.

A la RDC se le han sumado como principales productores mundiales Australia, Brasil, Canadá, Ruanda y Etiopía.

La retorcida mentalidad calculadora siempre encuentra espacio en las mismas personas, un conocido de El Mundo de los Perversos, Viktor Bout, accionista principal de las empresas de la RDC Business Air Services (BAS) y Bukavu Aviation Transport (BAT), fue señalado en 2013 por un equipo de expertos de la ONU como explotador de los recursos naturales de la RDC.

Los expertos consideraban que BAS y BAT estaban involucradas en la exportación ilegal de diamantes, oro, cobre, cobalto, madera y coltán de  la RDC.

De manera más o menos perfecta el gran capital siempre se ha encontrado en la lucha por el control de los recursos naturales, pero quienes han estado en el frente de los conflictos bélicos de la RDC han sido los obreros africanos, ellos se han manchado físicamente las manos de sangre, han destruido su propia flora y fauna, se han desinteresado por su vida y su salud, han aceptado, impotentes, la certitud de que cualquier defensa puede acarrear la muerte de sus familias y, han asumido enmudecidos y temerosos el que la ONU les informara que en 2009 en la RDC había habido 1.100 violaciones al mes; 36 niñas y mujeres fueron violadas diariamente. Una aceptación aterradora con el único objetivo de escapar de la semiesclavitud.

Distintas publicaciones han manifestado que la explotación artesanal del coltán en la RDC se asocia  a la aparición conjunta de otros elementos como el uranio y el radio, incrementando el riesgo en los mineros de sufrir radiaciones.

Huelga decir que lo dicho es sólo una parte de lo que puede contarse. Un artículo de noviembre de 2013 del diario español El Periódico recordó que la tonelada de coltán se cotizaba en el mercado internacional en 400 mil dólares, pero que lo más importante era lo que la explotación de los recursos naturales había provocado en la RDC: más de 3 millones de muertos y jornadas laborales de 15 horas al día sin respetar la edad ni a la explotación infantil.

En octubre de 2012 Enoughproject.org denunció que un grupo de expertos de la ONU aseguraba que el contrabando de minerales desde la RDC a Ruanda y Burundi no sólo se mantenía sino que crecía, los beneficios de este contrabando se destinaban a financiar la rebelión Movimiento 23 de Marzo (M23), conflicto que desplazó más de medio millón de personas.

La misma publicación Enoughproject.org dio un ejemplo ocurrido en Goma en el mismo mes de octubre cuando las autoridades congoleñas interceptaron dos toneladas de coltán camino a Ruanda; el contrabando se relacionó con un teniente coronel llamado Bazige conectado con el Congreso Nacional para la Defensa de las Personas (CNDP).

El éxito de los malos se debe también a la desintegración social, al sojuzgamiento y a la fuerte pérdida de autoestima infligidos en quienes luchan por subsistir en la RDC.

Como cruel aderezo, en 2009 el PNUMA añadía, como consecuencia de los conflictos bélicos por el control de los recursos como el coltán, el deterioro del medio ambiente: “Las especies en peligro de gorila oriental de planicie (Gorilla beringei graueri) y gorila de montaña (Gorilla beringei beringei) se han visto bajo mayor presión en las provincias orientales de la República Democrática del Congo (RDC). La región ha estado sometida a “guerras por los recursos” durante décadas. En esta región, los recursos en disputa van desde el carbón para abastecer la continua demanda de sus vecinos en Rwanda, donde la producción de carbón está prohibida por razones medioambientales, hasta la explotación minera de colombotantalita o coltán…El Parque Nacional Virunga es el parque más antiguo de África y se encuentra en la región que alberga la mayor diversidad de especies vertebradas del continente. En septiembre de 2007, rebeldes armados ocuparon el sector específicamente asignado a los gorilas en el parque, forzando a los guardabosques a abandonar sus actividades de conservación en ese sector… El sector de gorilas de Virunga se expande a través de las colinas boscosas en la frontera de la RDC con Uganda y Rwanda y alberga cerca de 200 de los últimos 700 gorilas de montaña del mundo…”.

CNN México en 2012 comentó que el parque de Virunga acogía al 25% de los gorilas de montaña del mundo y que la población era de unos 200 ejemplares, habiendo caído la población total mundial de gorilas de montaña a menos de 500 animales.

Ornatos no faltan para criticar y luchar contra los perversos de este submundo: convertir en empresarios a los traficantes y hombres de la guerra; semiesclavizar a los mineros artesanales o regular el origen de productos como el coltán, son intenciones que, escapadas de mentes brillantes, se han revelado con el tiempo como poco eficientes; un ejemplo es la ley estadounidense conocida como Dodd-Frank en vigor desde 2010, la Dodd-Frank obligaba a las empresas que cotizaban en los Estados Unidos a revelar si los productos que utilizaban contenían minerales, como el coltán, alimentadores de conflictos.

El lector habrá observado el regadío de fechas y que la realidad poco ha cambiado: los jefes de bandas, el contrabando de coltán en el mundo y las empresas interesadas en tenerlo parecen continuar existiendo; una de las razones pudiera ser lo que en 2012 el PNUMA publicó: “La explosión en la demanda de teléfonos móviles y los recursos con los que se producen ha concentrado los efectos en los países productores. Desde 1994 se han producido más de 10 mil millones de teléfonos móviles, y hasta mediados de 2010 había un número de usuarios estimado en 5 mil millones en todo el mundo (ITU 2010). Este crecimiento ha llevado a una aceleración de la demanda de tantalio, un componente clave de los productos electrónicos que se extrae de mineral de coltán…”.

En octubre de 2009  el Fondo de Investigación y Desarrollo de las Telecomunicaciones de Venezuela (FIDETEL) dio a conocer que Venezuela podía tener reservas de coltán y, que ya se conocía su contrabando hacia Colombia.

En enero de 2010 el Consejo Nacional de Promoción de Inversiones de Venezuela (CONAPRI) mantenía que el mineral cotizaba, mundialmente, por encima del oro y el diamante.

El 15 de octubre de 2013 en un control realizado en los ríos Meta y Orinoco una patrulla de la Guardia Nacional Bolivariana incautó a dos ciudadanos colombianos 468 kilos de coltán estimados en 500 mil dólares. El Amazonas se descubría como otra ruta de contrabando global del “oro azul”;  emergía una cadena compuesta por Brasil, Colombia y la lejana Korea del Sur como último eslabón a través de  Korea TPC Development de Venezuela.

El fortalecer la transparencia y trazabilidad de estos materiales, al estilo Kimberley, parece haber tenido menos poder que la pasión por el dinero: el etiquetar las bolsas donde se transporta el mineral o identificar los lugares (minas) fuera de conflicto, son algunas de las iniciativas lideradas por Electronic Industry Citizenship Coalition  (EICC).

EICC ha intentado implantar el buen juicio en el mundo de la industria que utiliza minerales en conflicto. En 2012 promovía un código de conducta bastante exacto donde el respeto por el medio ambiente y las condiciones laborales sobresalían.

No debe dudarse de todos estos objetivos, como tampoco que el control excesivo siempre ha sido el verdadero contra-espíritu del capitalismo; quizá por ello las normas de conducta de la EICC son voluntarias. Dicho de otra forma, en la práctica está en las empresas el participar, o no, en el deterioro global de la misma tierra y sus habitantes.

La existencia de inescrupulosas transnacionales parece no ser el caso de la que señalamos un par de líneas abajo y de otras que le seguirán; la empresa alemana H.C. Starck recibió, por tercera vez, a principios de 2013, la certificación como una “fundición libres de conflicto” de manos de EICC, igualmente la Global e-Sustainability Initiative (GeSI) declaró que el tantalio de H.C. Starck estaba libre de conflicto.

En 2014 la empresa alemana H.C. Starck anunció su firme intención en continuar la explotación de niobio y tantalio, reconociendo una caída de las ventas en 2013 respecto a 2012 (954 vs 1.170 millones de dólares) por la débil economía general y el lento crecimiento de su mercado clave: el tantalio.

El objetivo de H.C. Starck era expandir su cartera de productos de tantalio fuera de la industria electrónica, incrementando las ventas en regiones y mercados con alto potencial de crecimiento como el asiático, la industria de alta tecnología médica para producir elementos básicos de los instrumentos de rayos x, y desarrollar nuevas aleaciones para la industria de la iluminación (LED).

Muchos están convencidos de que las mejores teorías sólo pueden realizarse por quienes tienen más experiencia sobre el terreno, otros piensan que esas teorías, normas o reglas deben realizarlas personas con menos intereses comprometidos; el argumento consiste en que nadie lucha contra sus propios intereses por una cuestión de conciencia, principio o convencimiento y, si hablamos del gran capital, por y para no establecer líneas de contrapoder.

Por ello resulta curioso que EICC publique en su web que su Junta Directiva está formada sólo por altos ejecutivos de grandes empresas, que la GeSI y el mismo EICC consideran como demandantes de coltán fuera de conflictos que atenten contra los derechos humanos, el trabajo, la corrupción o el medio ambiente: “Tim Mohin (AMD), Presidente. Kathleen A. máquina de afeitar (Cisco), Vicepresidente. Deborah Albers (Dell). Bob Mitchell (HP). Melinda Painter (BlackBerry). Judy Wente (Intel).

El 1 de junio de 2014  The Wall Street Journal (WSJ) recordó que al día siguiente, el 2 de junio, unas 6 mil empresas debían dar a conocer la trazabilidad de los productos por ellas utilizados, como el coltán o el oro; los primeros informes entregados a la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. no cumplieron, según “Lawrence Heim, directivo de Elm Sustainability Partners LLC, firma que ayuda a compañías con sus informes”,  todas las exigencias requeridas.

WSJ, publicó que Tim Mohin (AMD) no sabía cuánta información, acerca de sus proveedores, debía revelar. Asimismo el periódico indicó que Apple Inc., reconoció que la mitad de sus fundiciones, unas 200, cumplían con lo acordado, pero que la otra mitad no lo hacía y, que Hewlett-Packard admitía “que no estaba segura sobre el estatus de “conflicto” de sus materiales”.

Esta falta de transparencia u ocultamiento de información pudo tener su origen en 2013; la web de Stinson Leonard Street recordó que en ese año el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito de Columbia anuló las normas de divulgación de información sobre la extracción y pagos realizados a gobiernos extranjeros por la explotación de recursos minerales, petróleo o gas, señalados en la Sección 1504 de la Ley Dodd-Frank (Dodd-Frank Wall Street Reform Protection Act).

El artículo 13 de la Ley de Valores de Cambio de los Estados Unidos de 1934 sufrió esa modificación y la reputación de muchas empresas quedó afectada y sus inversiones, unos 56 mil millones de dólares, se bañaron de dudas, todo en aras de respetar la enmienda norteamericana de la libertad de expresión.

El 6 de junio de 2014 la agencia Inter Press Service (IPS) detalló que 1.300 empresas de EE.UU. presentaron el informe sobre si los minerales utilizados financiaban o no guerras en la región de los Grandes Lagos de África Central; IPS aseguró que el contenido de lo presentado fue incompleto y que  Microsoft se negó a confirmar que sus productos no tuviesen minerales de guerra por no haber podido obtener una información válida de sus fuentes de suministro.

El argumento de la ausencia de voluntad y la corrupción continuaban siendo la coartada esgrimida  para no precisar cómo llegaron, o no, a la conclusión de que los minerales utilizados estaban fuera del financiamiento de guerras.

Fueren las que fueren las razones para no cumplir la sección 1502 de la Dodd-Frank, como garantía a no financiar minerales en conflicto como el tantalio desde la RDC, por compañías que cotizan en los Estados Unidos, los productores de minerales y recursos naturales del mundo y de la RDC – como el coltán -, conocían de esta forma que el  grado de terror y el uso del lenguaje alambicado se mantenían; quedando, como hemos dicho, en manos de las empresas el ser tan degeneradas o no como los traficantes a pie de mina.

En octubre de 2012 se conoció la incautación, en Colombia, de un contrabando de 17 toneladas de coltán valorado en unos 633 millones de dólares; los involucrados, según el periódico digital elnuevoSiglo.co, eran las guerrillas de las FARC y algunos cárteles de la droga colombiana y mexicana como el de Sinaloa.

Estas nuevas fuerzas económicas empleaban las mismas técnicas de la RDC: reclutar a indígenas y campesinos, mujeres, hombres y niños, a quienes les pagaban 5 ó 10 dólares por kilo del mineral para revenderlo en 80 ó 100.

El director de la policía, el General León Riaño aseguró que existían varias rutas para contrabandear, una de ellas era la de Brasil, Ecuador, Venezuela y Perú desde donde el coltán se llevaba a Alemania, Bélgica, Estados Unidos, Kazajstán y Korea.

El Ministerio de Minas y Energía colombiano en ese año consideró oficialmente al coltán como un mineral estratégico del país, pero su explotación no estaba regulada y la presencia del gobierno en las zonas del mineral se consideraba escasa. La ausencia de seguridad, la corrupción, la desprotección y la explotación son demasiadas para ser casuales.

Desde siempre los mineros artesanales de la RDC han muerto sepultados por las montañas que horadan, la ausencia legislativa es una declaración de guerra formal desde arriba hacia abajo, en 2014 el periódico español Elmundo.es internacional no sólo publicó que la demanda del coltán superaba la oferta, sino que había conocido la existencia de un ejército de 5 mil mineros artesanales, formado por viejos, jóvenes y niños, que comían, vivían y morían en las galerías donde trabajaban semidesnudos  de sol a sol.

A ese teatro de explotación le ha seguido otro igualmente necesitado: las mujeres y niñas como cocineras, prostitutas o esperanzadas en que sus maridos o padres les saquen de la ignominia en las que les han sumergido.

Un testimonio que recogió el periódico español desautorizaba cualquier excusa moral: “Hay días que caen 30 o 40 personas”, dice François, sepultadas por galerías sin apuntalar. Alguien tachará sus nombres de una lista y contratará a sus sustitutos. Es mediodía y hay casi tanta población en la mina que en la ciudad de Rubaya”.

¿Cómo surgen personas y gobiernos tan crueles? podemos responder que desde la arbitrariedad y la necesidad de mantenerse como una clase social imperante; de la clara intención y de la siempre urgente necesidad de mantener inmovilizados a millones de personas y, de una ambición que ninguna cantidad de dinero amortiza.

El Consejo de Seguridad de la ONU publicaba – en una carta con fecha de 15 de noviembre de 2010, dirigida al Presidente del Consejo de Seguridad por la Presidenta del Comité del Consejo de Seguridad relativa a la RDC – abundantes ejemplos que dejaban pensar que los autores intelectuales siempre estaban fuera de escena. El Grupo de Expertos sobre la RDC abundó en ejemplos, un par de casos ilustran la realidad: “1º. El puesto de comandante de brigada en Kamituga parece ser un puesto codiciado en las Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo (FARDC). Según varias fuentes de las FARDC y del comercio de minerales, para asegurarse ese puesto, los oficiales del ejército suelen concertar acuerdos con mandos de rango superior, a quienes prometen entregar un porcentaje cuantioso de sus beneficios locales. Por consiguiente, cuando llegan a las zonas ricas en minerales, los mandos ya están endeudados con sus padrinos de rango superior. Al sufrir la amenaza constante de ser trasladados a otra zona menos atractiva económicamente, los oficiales se ven impelidos a reunir la mayor cantidad de dinero posible para sus superiores cuanto antes. No obstante, cuando se les preguntó por qué el Coronel Heshima era capaz de mantener su lucrativo puesto en Kamituga, los oficiales de las FARDC hablaron de los antiguos lazos que unían a Heshima con el General Amisi. 2º El Grupo recibió información coincidente de más de tres fuentes independientes según la cual el jefe del 24º sector de las FARDC y encargado de las operaciones Amani Leo en ese sector, el Coronel Gwigwi Busogi, también estaba implicado en la explotación ilegal y el contrabando de casiterita, coltán, oro y turmalina de las minas de la zona controlada por él, que eran las de Naybibwe, Numbi, Change, Bilembo, Lumbisha y Nyabarongo”.

El documento también denunció que al intento del Coronel Fall, comandante de la 11ª Región Militar, por trasladar o suspender a los oficiales involucrados en las explotaciones mineras ilegales y acabar, con ello, con la imposición de los “impuestos de seguridad” establecidos por los militares, el General Amisi Kumba, jefe de infantería de las FARDC, involucrado en la explotación de minerales en Bisie, intervino para que el comandante de la 13ª brigada, Masudi Esperant, no fuera trasladado de las minas que había en los alrededores de Mongbwalu.

Esa organización casera, pero generadora de grandes riquezas, ha logrado que GeSI no incluya en su lista de empresas electrónicas libres de minerales en conflictos a Sharp, Nikon y Nintendo. El 21 de mayo de 2012 Global Witness mantenía que el gobierno de la RDC había suspendido a dos  empresas chinas la TTT Mining y Huaying Trading Company por sospechas de comprar minerales sin las comprobaciones sobre la cadena de suministro, lo que implicaba el estar beneficiando a grupos armados y a las redes criminales infiltradas en las FARDC.

Los malos no tienen color en la piel, simplemente son siniestros.

Finalizando este estudio, es imprescindible conocer si un mineral tan estratégico como el coltán puede ser reciclado, sustituido o creado, y/o qué supondría si ello no fuera posible y su agotamiento llegara a niveles donde los beneficios económicos del capital se sometieran a un ritmo de crecimiento que les impidiese incrementar la tesorería con  la regularidad acostumbrada.

Una crisis que provocara – no por un exceso de competencia sino por un valor de mercado imposible de asumir por decenas o cientos de empresas – una depuración interna del capital donde los Estados corruptos y el Gran Capital llevaran las banderas; una crisis inducida dentro y por el mismo capital, incluidos y excluidos, pero todos comportándose, como fieras o, como uno solo contra todos en la refriega.

Pues bien, muchos coinciden en la imposibilidad de agotamiento de cualquier recurso mineral, pero suman acuerdos en la existencia de un límite de producción que convierta en prohibitivo la utilización de ese recurso (coltán), por lo que el tránsito hacia otro mineral o alternativa sustituto adquiriría un valor similar, convirtiendo en indiferente dónde se encuentre, cómo  y quiénes los exploten. El ciclo, así, se repetiría.

En 2010 un informe de la Comisión Europea (CE) consideró al Grafito, al Tantalio y al Niobio como tres de las 14 materias primas fundamentales existentes para la Unión Europea: el alto riesgo de escasez, el impacto que causaría en la economía, la poca posibilidad de ser sustituidos y la estabilidad política, fueron algunas de las razones para ser consideradas como tales.

La CE discurrió sobre la demanda de materias primas específicas para el sector de las nuevas tecnologías desde 2006 hasta 2030 y concluyó que la del Tantalio se multiplicará casi por tres, pasando de 551 toneladas en 2006 a 1.410 en 2030.

Observaciones como las recientes no hacen descabellado esperar el mantenimiento de la despiadada explotación humana donde el valor de la mano de obra minera se deprima aún más.

En mayo de 2013 Intel se comprometió a no comprar minerales en conflicto; el conocimiento sobre el origen del producto se convertía en fundamental para evitar cualquier apoyo a guerras que se financiaran con minerales como el coltán.

Hemos visto, unas líneas más arriba, que no debemos esperar a que la producción se detenga, por ello es previsible que la presión de empresas como Intel sobre el mercado ilegal no suponga necesariamente la caída de la explotación de minerales y de la mano de obra minera.

Intel apeló al código de conducta de la EICC, y pidió a sus proveedores que fueran razonables con la estrategia de asegurar que los minerales conflictivos no llegaran a la transnacional.

WSJ  publicó en mayo de 2014 que Intel había declarado que sus microprocesadores estaban libres de conflicto y que había presentado un informe ante la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (Securities and Exchange Commission (SEC)) convirtiéndose en la primera empresa que, auditadamente, lo hacía antes del 2 de junio, WSJ mencionó que Ernst & Young, la auditora, examinó los pasos que Intel siguió sobre su suministro de los minerales en conflicto pero que guardó su opinión sobre si los chips estaban libres de conflicto.

IPS se preguntaba en junio de 2014, reconociendo la tarea de Intel, ¿cuándo Boeing o General Electric fabricarían productos libres de conflicto y cuándo Walmart o General Motors harían otro tanto?

En julio de 2014 Intel Corporation hizo llegar al autor de El Mundo de los Perversos, el documento presentado a la SEC donde se reconocía que la Columbita-tantalita (coltán) y el oro formaban parte de los componentes de algunos de sus productos que –  imposible dejar de utilizarlos para el funcionamiento de ellos – recibían la denominación de minerales conflictivos necesarios.

Desde 2009, aseguró Intel, había visitado 85 empresas fundidoras y refinadoras en 21 países, incluida la RDC, con el objetivo de controlar las reglas de la explotación a través de auditorías independientes, validaciones en los puntos de fundición y refinería, o dando fondos para garantizar una explotación más segura.

El documento presentado a la SEC no negó la posibilidad de utilizar minerales en conflicto; Intel admitió que el origen de los minerales no podía determinarse con certeza una vez que habían sido fundidos, refinados o convertidos en lingotes.

Se trata, pues, de una constatación que el coltán es imprescindible para los sectores que hemos señalado y que apoya conflictos de muerte; y ha sido la presión social mundial la que ha promovido nuevas búsquedas y nuevas investigaciones, una de ellas es la Andre Geim y Konstantin Novoselov de la Universidad de Manchester en el Reino Unido, ambos compartieron el Nobel de Física de 2010 por el descubrimiento en 2004 del grafeno: “un material de un solo átomo de espesor hecha de carbono”.

Aunque sus descubridores fueron cautos a reconocer el potencial comercial del material, rápidamente se reconoció que el grafeno es tan flexible como el plástico, tiene la capacidad de auto enfriarse sin romperse después de sobrecalentarse, es un alto conductor de electricidad y el consumo que necesita es mínimo, es más fuerte que el diamante y  200 veces más que el acero, genera energía cuando recibe la luz y es transparente como el cristal.

Con el grafeno la conectividad total parece ser mucho más cierta, su flexibilidad permitiría que nuestros futuros ordenadores se pudieran plegar  como una bolsa de plástico para luego retomar su forma original,  sustituiría las tablets, los ordenadores portátiles y los teléfonos móviles al proveernos de pantallas más grandes, rápidas, flexibles y transparentes; la misma secuencia del ADN podría ser estudiada a través de dispositivos biológicos fabricados a partir del grafeno.

La revista Quo, en septiembre de 2010, estaba convencida de que el grafeno multiplicaría la capacidad de comunicación inalámbrica, y la revista Science, en octubre del mismo año, publicó que Samsung, había desarrollado una pantalla táctil de grafeno.

Quo matizó que las futuras pantallas táctiles plegables tendrían circuitos invisibles.

A estas sorprendentes ventajas, insistía Quo, se le sumaban la velocidad de cientos de gigahercios cuando en los ordenadores de nuestros hogares es de 3, su uso en microprocesadores y células solares, en la fabricación de sensores para detectar hidrógeno y realizar tests genéticos para embarazadas, en la de detectores de infrarrojos para  ayudar a fabricar cámaras de visión nocturna y hasta en la fabricación de Chalecos antibala pasando a ser más finos, menos pesados y más resistentes que el diamante.

Se daban los pasos para que el coltán comenzara a desaparecer como polo exclusivo en el campo de la alta tecnología y como fomentador de los conflictos de sangre, apareciendo una nueva forma de dominio global por, sin duda, la notable ausencia de competencia en la posibilidad de producir artificialmente, en los países y laboratorios más avanzados del mundo, el Grafito, una de las 14 materias primas fundamentales para la UE y origen esencial del grafeno.

Si las expectativas sobre el grafeno se cumplen, se convertirá, por años, en el nuevo motor mundial.

Principalísimas empresas e instituciones ya apuestan por este material, entre ellas: Oxford Instruments, Samsung C&T Corporation y Repsol y, el mismo presidente Barak Obama ha reconocido en la Casa Blanca, con el premio Early Career Award Presidencial 2013, a 102 científicos jóvenes, 20 fueron financiados por el Departamento de Defensa de EE.UU., uno de ellos fue el Dr. Jeremy T. Robinson, del Laboratorio de Investigación Naval, quien desarrolló materiales basados en el grafeno.

La Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos publicó en febrero de 2012 que el grafeno estaba siendo estudiado por la empresa, con sede en Maryland, Vorbeck Materials Corp.

Las investigaciones de esta empresa sobre materiales hechos con grafeno para baterías de vehículos eléctricos, ordenadores o teléfonos portátiles,  permitirían que las cargas de horas se realicen en minutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s